Domingo 18 DE Noviembre DE 2018
Opinión

Triste realidad

— Juan José Corado elPeriódico
Más noticias que te pueden interesar

A Suchi le faltó suerte y experiencia me decían varios fanáticos del fútbol nacional; sin embargo, yo pienso todo lo contrario lo que presentó el equipo venado el pasado jueves contra el Dallas, de la MLS, es la realidad del balompié local.

Por las limitantes económicas y deportivas que tiene el equipo mazateco hasta mucho hizo con llegar con opciones de clasificar en la última jornada del torneo, ya que los equipos “grandes” como Comunicaciones y Municipal han quedado eliminados antes de tiempo.

Sin embargo, el resultado adverso de los venados refleja la triste realidad de nuestro fútbol nacional.

Un balompié “bien organizado”  para seguir fracasando en todos los niveles en los que compita.

Basta con observar los partidos del torneo local cada fin de semana para darnos cuenta que las cosas están mal, ya que seguimos con equipos semi-profesionales, que presentan canchas en pésimo estado, jugadores mal preparados (física y futbolísticamente) y que muchas veces ni se entrenan porque los flamantes dirigentes no les pagan a tiempo sus salarios.

Y eso se refleja también en los ingresos, ya que apenas si asisten cinco mil fanáticos sumando los seis encuentros de cada jornada.

A nivel de la Liga Nacional se necesita una rápida reestructuración. Lo primero que debe hacer es reducir la liga a 10 equipos –aquí debe acuerpar la Federación- para que se proyecte un verdadero nivel competitivo con partidos de fútbol que se acerquen un poco al balompié profesional y no a las “chamuscas” que se observan en muchos estadios, los cuales -en su mayoría- dejan mucho qué desear.
Así como también para evitar que compitan en la máxima división equipos que no tienen nada qué hacer en la liga.

Eso es clave y prioritario. Además, se debe ejercer un reglamento para que los dirigentes se comprometan a cumplir con los compromisos que adquieren con los futbolistas y ponerle más énfasis a las ligas menores, donde países como Costa Rica, Honduras y Panamá han trabajado bien y es por eso que en la actualidad nos llevan una abismal diferencia en el área.

A nivel federativo urge que los actuales integrantes de la famosa Comisión Normalizadora empiecen a proyectar cambios en las estructuras de nuestro balompié.

Deben de dar el ejemplo con modificaciones radicales. Seguimos esperando que en una conferencia de prensa den a conocer qué cambios han hechos en estos meses, ya que seguimos igual o peor que antes con los mismos contratos con patrocinadores que dejó el poco recordado Brayan Jiménez.

Yo, por lo menos, quisiera ver cuál es el plan que tienen para trabajar junto a los equipos las ligas menores y así dejar una buena herencia.

Pero no, la Federación sigue siendo manejada de la misma manera. A escondidas con las cuentas, con inexplicables exclusividades con patrocinadores y los dirigentes actuales siguen a la espera del dinero y las órdenes que pueda emanar desde Miami el señor Ángel González, a quien por lógica le da igual si el fútbol nacional crece o se queda como está. Lo único que le interesa es cuidar su negocio ante la complacencia de los directivos.

Etiquetas: