Martes 25 DE Septiembre DE 2018
Opinión

Los nuevos vientos económicos

Pensadores posteriores de la tradición inglesa transformarán la economía política en algo que intentará ser una “verdadera ciencia”, la economía científica.

— Roberto Blum
Más noticias que te pueden interesar

Hoy se cuestiona el modelo del homo oeconomicus, modelo individualista y racionalista que durante muchos años dominó el pensamiento de los economistas. Afortunadamente se vuelve a retomar la importancia de lo político y social en las decisiones colectivas relativas a la escasez y la abundancia.

Habrá que recordar que la economía, originalmente se refería a la buena administración de la casa, eso es el significado etimológico de la propia palabra, y por lo tanto era una disciplina fundamentalmente práctica.

La economía durante siglos estuvo íntimamente ligada a la moral, es decir, la economía como disciplina práctica daba consejos de cómo se debía administrar primero la casa y posteriormente las comunidades mayores, incluyendo las ciudades-estado, las polis.

En la época moderna, los pensadores comenzaron a enfocar la economía como una disciplina que se encargaba de aconsejar a los gobernantes en cómo tomar las mejores decisiones para lograr el bienestar y la riqueza de las comunidades. La disciplina económica tomó un tinte radicalmente político. Tal fue la economía política de Adam Smith, de David Ricardo y de Carlos Marx, quizás los más grandes pensadores económicos de todos los tiempos.

Adam Smith, decidió enfrentar a otros pensadores económicos y a muchos gobernantes que consideraban que la mejor forma de incrementar la riqueza de sus comunidades era mediante la acumulación de metales preciosos, oro y plata, y que para ello habría que limitar la importación de mercancías extranjeras al tiempo que se promovía la exportación de los bienes producidos en el país.

Frente a esta posición de lo que hoy llamamos mercantilismo bullonista, visión común en el siglo XVIII, Smith explicó que la riqueza es la capacidad de producir más y más bienes y servicios. El giro dado por la concepción smithiana de la riqueza fue enorme. Smith percibió un problema que el paradigma aceptado en su día no podía explicar y logró iniciar una revolución epistémica en esa disciplina.

Medio siglo más tarde Inglaterra enfrentaba el problema político de las corn laws. ¿Abrir o no las fronteras británicas a la importación de granos? David Ricardo, exploró sistemáticamente la pregunta y la respondió. Ricardo analizó quiénes son los actores políticos y quiénes son los actores económicos que demandan ya sea la apertura o el cierre de las fronteras a los granos alimenticios. De su análisis resultó claro que algunos de los “factores productivos” serían beneficiados y otro dañado. Así los dueños del capital industrial y los trabajadores serían beneficiados por la importación de granos baratos mientras que los terratenientes locales, productores de esos granos saldrían perjudicados. El trabajo de Ricardo demostró que todas las decisiones tienen su lado oscuro. Ricardo encontró el germen de lo que Carlos Marx llamó “lucha de clases”.

Marx, a mediados del siglo XIX, al preguntarse la razón de las constantes crisis económicas que más o menos cada diez años afectaban a los países industriales o en proceso de industrialización, encuentra que la “lucha de clases” no se da únicamente entre las “clases” rigurosamente definidas sino también dentro de la clase misma de los propietarios capitalistas. Marx percibió que la acumulación de capital a partir de la “plusvalía” hace que la “tasa de ganancia” de cada unidad de capital disminuya con el tiempo. Así, es necesario de tiempo en tiempo destruir una parte de ese capital acumulado. Ese es el origen de las crisis periódicas del capitalismo.

Marx parecería ser el último de los grandes pensadores clásicos que trabajan en el paradigma de una economía política. Pensadores posteriores de la tradición inglesa transformarán la economía política en algo que intentará ser una “verdadera ciencia”, la economía científica. Hoy la economía como disciplina esta nuevamente transformándose radicalmente.

Etiquetas: