Martes 18 DE Septiembre DE 2018
Opinión

Un espectro: el proyecto Mirador de Oakland

La familia dueña de Spectrum ha sido de la oligarquía desde fines del siglo XIX gracias a grandes concesiones de tierras dadas durante el régimen liberal.

— Fernando González Davison
Más noticias que te pueden interesar

Resulta que en la zona 10 hay un ecosistema con muchos árboles entre residencias a las orillas de barrancos. Existe un proyecto llamado Mirador de Oakland de la empresa Spectrum, para el cual requiere destruir en ese gran terreno casi toda la parte arbolada y construir dos edificios para alrededor de setenta apartamentos de lujo en Oakland.

Spectrum tiene ya muchos proyectos inmobiliarios en nuestra ciudad y ha entrado en contradicción con la protección del ambiente (con un serio impacto vial). Lo trágico es que estos árboles están en barrancos empinados y pretende botarlos para allí construir varios edificios, lo que puede provocar derrumbes y caer entre más de una docena de casas. Eso tampoco le interesa. Pero sí a sus propietarios y a todos los vecinos. Se ampliará el parque vehicular que dificulta el tránsito debido al Oakland Mall, (allí al menos se debe construir un paso subterráneo). El Ministerio del Medio Ambiente ya autorizó en primera instancia un estudio de impacto ambiental para El Mirador de Oakland sin siquiera haber tomado en cuenta a la comunidad ni el impacto y los riesgos de construir esos edificios en un terreno tan inclinado. Es incomprensible que la Municipalidad autorizara subir de un G0 a un G2 en el Plan de Ordenamiento Territorial, POT, como un favor especial para Spectrum, como ya lo tuvo en la ampliación del Oakland Mall.

La propietaria de ese gran terreno es la empresa Lomas de Oakland, S. A. y está por venderlo a Spectrum por varios millones de dólares. Por su parte el INAB aprobó la solicitud de derribo de los árboles el 20 de abril, y lo hizo sin contar todavía con la licencia de construcción. O sea, sin una justificación válida para talarlos, pero ya lo autorizó. En teoría y por ley el INAB debe ser la institución que vele por proteger los árboles y el ambiente. Eso huele a corrupción porque no se está protegiendo a los residentes ni al ambiente. En la autorización dice que INAB “supervisará el Plan de Manejo” forestal, la verdad es que no hay nada que supervisar sino la botadura de árboles.

Le comenté lo anterior a un amigo ingeniero con experiencia en el tema y me respondió que Spectrum es demasiado fuerte para que alguien se interponga en su camino. La familia dueña de Spectrum ha sido de la oligarquía desde fines del siglo XIX gracias a grandes concesiones de tierras dadas durante el régimen liberal. Es negativo torcer las leyes para su interés. Ese proyecto en Oakland pone en peligro a decenas de casas y residentes de dicha colonia, sin otro prurito que la codicia. Un inversionista de la misma familia, al lado de Oakland, ha infringido la ley repetidas veces en la Finca San Antonio y ha destruido el bosque arriba de la Universidad Francisco Marroquín y la Municipalidad solo lo reprendió por haber allí construido decenas de casas sin licencia.

Actualmente los drenajes no son suficientes y con más usuarios como el de ese proyecto el problema va a aumentar. Cuando llueve las calles parecen ríos provocando grandes inundaciones y eso se va a agrandar.

De continuar Spectrum con el proyecto Oakland estará en riesgo. Hay que detener a ese espectro que se cierne sobre Oakland y estar en sintonía con los residentes que quieren paz consulta y más democracia, conforme los tiempos actuales.

Etiquetas: