Martes 13 DE Noviembre DE 2018
Opinión

Luis Augusto Turcios Lima (1941-1966) IV parte

Una facción del PGT estuvo de acuerdo en apoyar la candidatura de Méndez Montenegro y de Marroquín Rojas.

— Eduardo Antonio Velásquez Carrera
Más noticias que te pueden interesar

Turcios Lima, de acuerdo a su biografía, encontró su camino de transformación en las ideas y el ejemplo humanista de José Martí. Muchos miembros de la izquierda revolucionaria latinoamericana creían que el enemigo de la humanidad era el imperialismo norteamericano. La cercanía de Turcios Lima con la Revolución Cubana y los logros del gobierno revolucionario, nutrieron su decisión de lucha y la de sus compañeros. Según sus biógrafos “fue fundador de la Organización de Solidaridad con Asia, África y América Latina OSPAAAL y representó a Guatemala, ante la reunión Tricontinental de organizaciones revolucionarias de esos continentes, donde acuñó su famosa frase: La lucha contra el imperialismo necesita de toda la solidaridad posible. Es la lucha contra el peor enemigo de la humanidad.

Casi al finalizar el período del gobierno de facto del coronel Enrique Peralta Azurdia, en marzo de 1966, treinta y tres líderes del Partido Guatemalteco del Trabajo –PGT– fueron desaparecidos, siendo los más destacados los líderes revolucionarios, del magisterio, Víctor Manuel Gutiérrez y de las ligas campesinas, Leonardo Castillo Flores. De acuerdo a documentos desclasificados por la CIA, los mencionados líderes del PGT fueron asesinados clandestinamente por el Ejército de Guatemala. En las elecciones presidenciales convocadas para el siguiente período, después de que la Asamblea Constituyente elaborara una nueva Constitución Política de la República en 1965, uno de los candidatos era el licenciado Julio César Méndez Montenegro, quien había sido joven revolucionario y su candidato vicepresidencial, el licenciado Clemente Marroquín Rojas. Fue Marroquín Rojas quien denunció en su periódico La Hora, que los militares de alta jerarquía les entregarían el mando previo la firma de un convenio o acuerdo, que prácticamente los dejaban sin el control del poder político. No se respetaba la decisión democrática del pueblo en las urnas.

Una facción del PGT estuvo de acuerdo en apoyar la candidatura de Méndez Montenegro y de Marroquín Rojas. Sin embargo, Méndez Montenegro, una vez elegido presidente mantuvo las leyes de represión al comunismo, lo que provocó que al interior de las filas del PGT el fortalecimiento de los sectores más radicales y partidarios de la lucha armada. Algunos analistas creen que el asesinato de los líderes más moderados de la izquierda, estuvo dirigido a cerrar toda posibilidad de una salida pacífica y empujar a las jóvenes generaciones hacia una guerra civil frontal. Para entonces, los líderes socialdemócratas como Adolfo Mijangos López, Manuel Colom Argueta y Francisco Villagrán Kramer pudieron regresar del exilio e intentar fundar el partido político que siempre habían deseado, que comenzó con la Unión Democrática Revolucionaria –URD–, para luego pasar a integrarse en el Frente Unido de la Revolución Democrática –FURD– y que se transformara en el gran partido de masas, que fue el Frente Unido de la Revolución –FUR–.

La madrugada del 2 de octubre de 1966, el comandante Luis Augusto Turcios Lima encontró la muerte. Al parecer iba acompañado de dos mujeres, una de las cuales falleció con él. La otra salvó la vida y pudo refugiarse después del accidente. Los que vivíamos cerca del lugar del accidente –en donde hoy se encuentran los restaurantes El Parador y Los Antojitos de Don Julio– sobre la calzada Roosevelt escuchamos, primero un estruendo y después un fuerte golpe o choque del automóvil que conducía Turcios Lima contra un árbol. Turcios Lima murió carbonizado, al igual, que su acompañante.Continuará…

Etiquetas: