Sábado 22 DE Septiembre DE 2018
Opinión

Proyecto de Presupuesto 2017

— Editorial
Más noticias que te pueden interesar

El ministro de Finanzas Públicas, Julio Héctor Estrada, presentó al Congreso el proyecto de Presupuesto de Gasto Público para el año 2017 de Q79.8 millardos, que es justo la aspiración (de Q80 millardos) del ex ministro de Finanzas Públicas durante el régimen populista autoritario de Álvaro Colom (2008-12), Juan Alberto Fuentes Knight.

Esto supone un gasto público incremental de Q9 millardos, ya que el presupuesto de gasto aprobado para el año 2016 ascendió a Q70.8 millardos. Por tanto, el gasto público, de aprobarse el proyecto que presentó el Ministerio de Finanzas Públicas (Minfin), aumentará en un 12.7 por ciento.

Para el pago de este gasto se proyectan ingresos tributarios por la suma de Q57.9 millardos, que ya es optimista dado que la estimación de ingresos tributarios para este año es Q54.4 millardos, por lo que no se está asumiendo la marcada desaceleración económica, reconocida por el Banguat y el Minfin, que podría agudizarse el año entrante, por lo que el déficit presupuestario seguramente será mayor al previsto (Q12.1 millardos).

Por otro lado, se incorpora al proyecto presupuestario un gasto de funcionamiento (burocracia, pactos colectivos de trabajo y demás) de Q51.8 millardos (65 por ciento del gasto total), lo que supone un aumento de Q5.7 millardos con respecto al presupuesto de gasto previsto para este año, o sea un incremento del 12.4 por ciento.

El gasto de inversión presupuestado (que incluye el financiamiento del listado geográfico de obras de los diputados constructores y los programas clientelares) asciende a Q14.9 millardos (18.8 por ciento del gasto total), lo que es relativo ya que el Congreso, con el aval de la Corte de Constitucionalidad, quedó facultado para transferir, en cualquier momento, recursos de inversión a funcionamiento, contrario a lo que dicta la Constitución. Se destina a “servicio de la deuda” (pago de amortizaciones e intereses de préstamos) la suma de Q12.9 millardos, o sea el 16.2 por ciento del gasto total.

En todo caso, como era de esperarse, el ministro Estrada no incorporó al proyecto presupuestario la totalidad de la cuota de Seguridad Social que corresponde al Estado como tal y como empleador, que debe ser fijada de conformidad con los estudios técnicos actuariales del IGSS, que ordena la Constitución, lo que supone un claro incumplimiento de deberes.

Por cierto, no se necesita ser experto en la materia para concluir que si el Congreso aprueba la propuesta presupuestaria del ministro Estrada, inexorablemente se traducirá en otro presupuesto estatal desfinanciado, lo que supondrá la contratación de más deuda pública para cubrir el exceso de gasto o que se decreten más impuestos.

De cualquier manera, no se entiende la obsesión del ministro Estrada por lograr que se apruebe un desfinanciado presupuesto de gasto, si para ninguno es un secreto que el equipo de Jimmy Morales ha dado muestras de absoluta incapacidad en cuestión de ejecución presupuestaria. Por si fuera poco, nos asalta la pregunta del millardo: ¿Cuántos millardos de quetzales se destinarán a pagar “deuda pública flotante” y a contratistas corruptos?

Finalmente, dado que el ministro Estrada no cede, no hay más remedio que debe exigirse al Congreso que no apruebe el proyecto presupuestario para el ejercicio 2017, presentado por el susodicho funcionario; y que, por el contrario, rija para el año entrante el mismo presupuesto de este año, que, por lo menos, es cuantitativamente menor.

Etiquetas: