Miércoles 19 DE Septiembre DE 2018
Opinión

Colombia: El Gobierno y las FARC perdieron el plebiscito

— EDITORIAL
Más noticias que te pueden interesar

Ayer, se celebró un plebiscito en Colombia, que, de conformidad con el Artículo 7 de la Ley Estatutaria de los Mecanismos de Participación del Pueblo, consiste en la formulación de una pregunta genérica al electorado sobre “una determinada decisión tomada por el Ejecutivo”. El Presidente de la República es el encargado de convocarlo y su finalidad es que el electorado responda en forma positiva o negativa.

En dicho plebiscito se preguntó al electorado sobre si aprobaba o no el acuerdo celebrado entre las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Gobierno colombiano, que ponía fin a un enfrentamiento armado interno que ha durado más de 50 años y cuya cauda es de 260 mil muertos, 45 mil desaparecidos y 6.9 millones de desplazados.

La mayoría del electorado colombiano, contra todos los pronósticos, votó mayoritariamente en contra del acuerdo de paz celebrado entre el gobierno de Juan Manuel Santos y las FARC, por lo que el proceso de paz en Colombia ha quedado temporalmente interrumpido.

El ex presidente y senador de Colombia, Álvaro Uribe, cuestionó los acuerdos de paz celebrados en la Habana, Cuba, entre el Gobierno colombiano y las FARC, tanto así que calificó la terminación del conflicto como una “paz herida”, y ha afirmado con contundencia: “La impunidad total será la madre de nuevas violencias” y “La paz es ilusionante, los textos de la Habana, decepcionantes”. Sin duda, Uribe y el expresidente Andrés Pastrana, quien también adversó la ratificación del citado acuerdo de paz, son los grandes triunfadores de la jornada plebiscitaria.

Los resultados de las encuestas publicadas por los medios de comunicación tradicionales apuntaban a una abrumadora votación en favor de la ratificación del acuerdo de paz con las FARC. Tanto así, que la segura victoria del “sí” hizo que el presidente Juan Manuel Santos invitara a gobernantes, cancilleres y representantes de organismos internacionales a la firma del acuerdo de paz en Cartagena, Colombia, el pasado 26 de septiembre. Asistieron a la ceremonia los gobernantes de Cuba, Raúl Castro; de Argentina, Mauricio Macri; de Venezuela, Nicolás Maduro; de Chile, Michelle Bachelet; de Ecuador, Rafael Correa; de México, Enrique Peña Nieto; así como el secretario del Departamento de Estado, John Kerry; el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon; el rey emérito de España, Juan Carlos, y el personero del papa Francisco, entre otros, quienes avalaron el respectivo acuerdo de paz sin que este hubiese sido avalado previamente por el pueblo colombiano. Sin duda, un costoso error.

Estamos convencidos que la construcción de la paz “firme y duradera” en Colombia no depende del acuerdo entre el Gobierno y la guerrilla, así como también se pretendió hacer en Guatemala, sino que debe ser el producto de un esfuerzo colectivo efectivo en función de generar condiciones de respeto, tolerancia, no violencia, legalidad, armonía en la diferencia, lucha contra el crimen organizado y realización del bien común.

Por tanto, habrá que replantear la negociación de la paz con las FARC y con el otro frente guerrillero (ELN), a fin de lograr un producto consensuado que responda a las expectativas de la sociedad colombiana. ¡Ánimo hermanos colombianos!

Etiquetas: