Viernes 19 DE Julio DE 2019
Opinión

Democracia y desarrollo local

Un ejemplo de visión, compromiso y constancia.

 

Fecha de publicación: 30-09-16
Por: Roberto Moreno Godoy

Hoy damos la vuelta a la página del calendario. Es el último viernes de septiembre. Durante los festejos de Independencia pudimos reflexionar sobre nuestra identidad y reconocer nuestro alto potencial como nación. Sin embargo, también pudimos redimensionar los desafíos que enfrentamos. Pese a nuestra gran riqueza natural y cultural, tenemos aún por delante una ruta prolongada para consolidar la democracia y lograr un esquema de desarrollo justo y equitativo, cuyos beneficios alcancen a todos los guatemaltecos, indistintamente de su origen y de la región donde habitan. Todos dejamos tirado el ombligo en el mismo sitio, por lo que debiera ser más sencillo sumar nuestras fuerzas y ponernos de acuerdo en temas sustantivos, que nos atañen a todos los ciudadanos. Ello nos permitiría forjar un progreso sostenido, que siente las bases para crecer como una sociedad integrada, solidaria y responsable. Además, el esfuerzo garantizaría una mejor calidad de vida para las generaciones venideras.

Hace unas semanas fui invitado a la celebración de los veinte años de vida de los Grupos Gestores. Pensando en nuestras fiestas patrias, llegué a la conclusión que esta agrupación ilustra perfectamente el tipo de iniciativas que debemos emprender y respaldar. Se trata de un amplio esfuerzo ciudadano, que aglutina a empresarios locales, líderes, académicos y miembros de comunidades de más de cien municipios del país, que han brindado su trabajo voluntario para cambiar tendencias históricas negativas de centralismo, pobreza, débil participación ciudadana y desconfianza. Ellos partieron de la premisa de que es difícil hacer asociatividad cuando las instituciones son débiles, por lo que han fortalecido el esfuerzo conjunto de los grupos gestores con el Gobierno, el sector privado y las organizaciones locales. Han trabajado con ahínco durante las últimas dos décadas para construir capital social, tejer alianzas y generar empleo en la provincia. Las tareas que se han autoimpuesto los voluntarios de los grupos gestores coadyuvan a la descentralización, a fomentar ciudadanía responsable y a reducir la pobreza mediante el desarrollo económico local. La iniciativa ha promovido el empleo y el autoempleo, habiendo sembrado en las personas y en las comunidades la visión de que su progreso depende, en primera instancia, de ellas mismas. Nadie debe ser espectador cuando lo que está en juego es su propio destino. El amor a Guatemala y a su terruño inspiró a este grupo de buenos guatemaltecos, encabezados por Roberto Gutiérrez, a construir un modelo de desarrollo que cuenta con un sistema estratégico de implementación. El esfuerzo se ha convertido en un amplio movimiento social, construido desde la base, cuyos beneficios han alcanzado a miles de guatemaltecos.

Durante el festejo del vigésimo aniversario de los grupos gestores se presentaron varios ejemplos del trabajo que han realizado. Uno de ellos fue la reconversión productiva de pequeños agricultores, que poseían apenas una manzana de terreno. Ellos lograron organizarse en la localidad, para cambiar su tradicional cultivo de maíz al cultivo de rosa de Jamaica, mejorando ostensiblemente su situación socioeconómica. Aunque falta mucho por hacer, es evidente que es posible hacer cambios. Somos más de diez y seis millones de guatemaltecos, que vivimos en una extensión de poco más de quince millones de manzanas. La experiencia acumulada de los Grupos Gestores y el ejemplo de estos pequeños productores de rosa de Jamaica evidencian que es más fácil obtener resultados cuando canalizamos nuestros esfuerzos en estrategias de crecimiento económico local, centradas en el bien común, el buen aprovechamiento de los recursos al alcance de los pobladores, la sumatoria de nuestras capacidades y la confianza en la buena fe de las personas. El corolario de la historia es que Guatemala cambiará persona por persona, núcleo familiar por núcleo familiar y de manzana en manzana de terreno.