Sábado 22 DE Septiembre DE 2018
Opinión

Gobierno inepto

Nos quedan más de tres años con estos gobernantes, ¿los podremos soportar?

 

— María Aguilar
Más noticias que te pueden interesar

El año pasado, mientras las fiestas septembrinas llegaban a su fin y se intensificaba la campaña electoral fue común escuchar a colectivos de izquierda o derecha argumentar que, a pesar de la crisis de Estado que sepultó al Partido Patriota y envió a la cabeza del Ejecutivo a la cárcel, las Elecciones Generales eran necesarias. A esta petición se sumaron elites económicas, quienes argumentaron que era necesario votar para mantener el Orden Constitucional. Adicionalmente, empapelados en las calles advertían que la abstención llevaría a Manuel Baldizón a la victoria. Todo esto en respuesta a las voces que demandaban: “En estas condiciones no queremos elecciones”, no como una petición berrinchuda o anarquista sino como un anhelo a pensar en un proceso político saneado y una oportunidad histórica para construir un Estado distinto al que develó la CICIG.

Cabe preguntarse hoy ¿sí el Presidente, Vicepresidente y ministros que usaron las lluvias como excusa para restringir garantías constitucionales no están violando el Orden Constitucional que se buscaba rescatar el año pasado? ¿Será que el involucramiento del hijo y el hermano del Presidente en el caso de corrupción del Registro de la Propiedad también es parte de ese orden? O quizá el Orden Constitucional es el que se vive hoy en el Congreso, donde hasta después de tres intentos los diputados removieron “temporalmente” de su curul a Luís Rabbé, quien tiene orden de captura por impulsar plazas fantasmas en el Congreso y se encuentra prófugo de la justicia. Siendo este uno de los múltiples casos de diputados que continúan violando la ley o que utilizan el Congreso para obtener inmunidad por violaciones pasadas como el caso de Edgar Ovalle.

Cada vez que voy camino a casa, paso por un mupi del año pasado, que me advierte que de no votar no tengo derecho a quejarme pero no dice nada sobre cómo el voto avala un sistema podrido. Verlo me sigue causando ira, especialmente cuando al leer la prensa o ver las noticias se devela la trágica ineptitud de los actuales gobernantes del Ejecutivo y Legislativo, donde la corrupción rampante los tiñe diariamente. Nos quedan más de tres años con estos gobernantes, ¿los podremos soportar?

Etiquetas: