Martes 16 DE Julio DE 2019
Opinión

Ocho puntos para una agenda presidencial mínima

Verdadero liderazgo reclama el soberano.

Fecha de publicación: 23-09-16
Por: Fernando González Davison

El presidente, a pesar de sus problemas familiares de coyuntura y asesoría cavernaria, debe atender ya asuntos urgentes de fondo que no requieren mayor presupuesto. Debe actuar así para no caer al vacío y responder al mandato popular. El liderazgo que reclama el soberano pide:

1. En materia financiera, dar prioridad a la austeridad del gasto público y orientarlo a la salud, educación, prevención de desastres y la creación de empleo, promoviendo gestores en los municipios. Reducir el salario a la mitad como lo ofreció, y ampliar a todos los altos funcionarios desde viceministros y diplomáticos, presidentes y directivos de entes del Estado. Prohibir gastos para fiestas. Reducir a la mitad el personal de la SAAS que puso el PP. Además, prohibir los viajes al exterior para los funcionarios en lo que resta del año y cumplan con las tareas que les asigna la ley y anular la reciente ley que elevó los viáticos en el Estado.

2. En asuntos ambientales, lanzar una cruzada para limpiar el basurero en que se ha convertido Guatemala, reflejo de una clase política corrupta que descuidó al país. Hay que crear cruzada nacional por la limpieza que involucre al Estado y sociedad, como han iniciado algunas alcaldías cercanas a las márgenes del río Motagua con cientos de voluntarios, y no sea acusado por la comunidad de naciones de inundar el mar Caribe con desechos plásticos. Urge aprobar una ley que prohíba la venta de bolsas y vasos de duroport como se ha hecho ya en otros países.

3. La tarea contra la corrupción requiere limpiar a todo el sector de las plazas fantasma de la burocracia que está parasitando como basura puesta por los gobiernos anteriores; y ordenar que la PGN declare inconstitucionales los pactos colectivos con los sindicatos del sector público. Y hacer efectivo el censo del sector público para ver qué gobierno fantasma tenemos. Poner en mora el gasto constitucional para el deporte y las municipalidades que no estén respaldados por planes.

4. Educar al Ejecutivo y asesores con profesores de altos quilates que bien podrían sustituirlos al crearse un gabinete de lujo, y le dé buena asesoría, esperando sean egresados de universidades de verdad y no de mentiras como las que ahora proliferan que dan maestrías y doctorados como comprar licencias de conducir. Guatemala ha tenido grandes lastres como la intolerancia ideológica y la corrupción que data de siglos, y la ignorancia que les ha acompañado a muchos por la ceguera ideológica.

5. Barrer la ignorancia significa también que los militares que rodean al presidente se alejen y atiendan asuntos fronterizos o agencias de seguridad privada, que es su campo, o atiendan los tribunales. También se aconseja que el Ejecutivo invite al Congreso a tomar juntos un curso de ética, política e historia, en lugar de libar en la noche tras su “dura” jornada laboral.

6. Respetar la democracia y jamás imponer restricciones a la libertad de prensa ni de locomoción; y activar un código para todos los funcionarios públicos de jurar ante un decálogo de ética y cumplir con la ley.

7. En materia externa, pues hay que tener política de apoyo social a nuestra población la frontera con Belice y establecer una agenda de concordia y desarrollo. Depurar el Servicio Exterior empezando por traer al país a los que no tienen título profesional. Cerrar las recién abiertas embajadas en India, Australia, ante la OMC y abrir más
consulados en Estados Unidos.

8. El Ejecutivo debe activar en el Congreso, con el concurso ciudadano, las leyes relativas a la Ley Electoral y de Partidos Políticos y su reforma, Ley del Servicio Civil, del Servicio Exterior, pues no hay carrera diplomática formal, la ley de la Carrera Judicial, la Rural, la de Aguas, cambios a la Constitución… y apoyar al Ministerio de Gobernación, a la SAT, a la CICIG y al MP.