Martes 25 DE Septiembre DE 2018
Opinión

Cinco objetivos para el Bicentenario

Un cambio de fondo requiere una contribución adicional de todos.

 

— Richard Aitkenhead Castillo
Más noticias que te pueden interesar

Los últimos días han estado llenos de festejos, antorchas y llamados a la unidad patria. Demostraciones positivas de nacionalismo y alegría. Son momentos que recuerdan que podemos ser una sola nación, diversa, pluricultural y multilingüe. La unidad se fortalece con el esfuerzo conjunto, la solidaridad genuina y una visión compartida de futuro. Estamos a cinco años de nuestro Bicentenario. Momento de cambiar la tónica, de las deficiencias del presente, hacia las acciones que cambien nuestro futuro. Es tiempo de establecer metas para el Bicentenario, he aquí cinco fundamentales.

La erradicación de la pobreza extrema y la desnutrición infantil. La deuda social más importante del país. Un compromiso que requiere dos centavos de cada quetzal de nuestro producto interno bruto anual. La base para alcanzar en el año 2030, este objetivo mundial. Un cambio de fondo, requiere una contribución adicional de todos los guatemaltecos que vivimos fuera de la pobreza, de la recaudación gubernamental eficiente y de una organización de la sociedad civil que administre fondos y coordine el esfuerzo nacional.

El fortalecimiento de nuestro sistema de justicia. Un segundo objetivo debiese ser la implementación de las reformas constitucionales y legales para fortalecer la base de nuestro sistema de justicia. Lograr los cambios requeridos en la administración de justicia y en el apoyo a la persecución penal profesional. La justicia para ser justicia, debe ser pronta e imparcial. Este es un camino iniciado pero con mucho trecho por recorrer.

La reforma electoral profunda. Una democracia depende de partidos políticos como intermediarios sociales y de un régimen electoral funcional. Hasta ahora han hecho parches pero faltan reformas mucho más profundas en el sistema electoral. Para empezar, el Congreso no puede seguir siendo electo por listados de candidatos, se requiere hacer la elección por distritos electorales individuales. Requiere de reglas claras de financiamiento electoral, y de partidos políticos más fuertes y menos electoreros. Este esfuerzo tan solo empieza.

La reforma de la salud pública y la educación. Dos sectores difíciles para el gobierno y de los más rezagados. Se necesitan reformas profundas que eviten el clientelismo de los sindicatos y de los proveedores de bienes y servicios. Son prioridad nacional para el desarrollo de nuestro capital humano. En estos campos no existen ni propuestas de reformas profundas ni recursos disponibles. Es urgente iniciar la reforma y tomar acciones.

La urbanización y las ciudades intermedias. El proceso de migración del campo a la ciudad viene ocurriendo desde hace unas décadas. No se observa más claramente por el crecimiento demográfico mayor de población rural sobre la urbana. Nos encaminamos a una crisis de infraestructura y a problemas ambientales peligrosos. Se requiere planificar el crecimiento de las ciudades, especialmente las intermedias. Este puede ser el motor del crecimiento económico o su freno más importante. Es tiempo de actuar.

Etiquetas: