Sábado 22 DE Septiembre DE 2018
Opinión

El “Pasaje” que no llegó a conocer don Mariano

El Pasaje Enríquez, lugar de visita obligada al visitar la Ciudad de Quetzaltenango.

— Roberto Gutiérrez
Más noticias que te pueden interesar

Sin duda uno de los edificios más icónicos de la Ciudad de Quetzaltenango es el Pasaje Enríquez, inaugurado el año 1900 y construido por el arquitecto Alberto Porta y decorado por el artista Luis Liutti; ambos italianos.

El propietario original de este inmueble fue don Mariano Enríquez Mérida, nacido el 2 de agosto de 1821 en la Ciudad de San Marcos; hijo de Diego Francisco Enríquez y Eusebia Mérida, quienes, siendo aún niño Mariano, se trasladaron a la Ciudad de Quetzaltenango. Ya mayor Mariano casó con doña Pascuala Meoño, miembro de acaudalada familia quetzalteca.

Siendo Regidor cuarto de la Municipalidad le correspondió a don Mariano firmar el acta de adhesión al movimiento revolucionario de 1871; por ello, y su amistad con el general Justo Rufino Barrios, fue nombrado el 15 de julio de 1872 como Jefe Político de la Ciudad de Quetzaltenango. Sus relaciones políticas continuaron con el gobierno del general Manuel Lisandro Barillas, quien le otorgó los despachos de Coronel el año de 1885.

Don Mariano fue reconocido por su empeño en apoyar la educación, habiendo derogado en Quetzaltenango la Ley Pavón de educación, misma que fuera aprobada durante el régimen del presidente Rafael Carrera, y que establecía que la educación sería conforme a la doctrina católica. Durante su función como Jefe Político donó su salario completo para la construcción del edificio en donde funcionó el “Colegio de Occidente”, y colaboró con los salarios de los maestros de las Escuelas Públicas de la ciudad. A él se debió la puesta en práctica de los métodos de lectura que en su momento fueron más avanzados y racionales, mismos que se usaban en la República de Argentina realizados por el insigne Domingo Faustino Sarmiento, quien fuera además de político (fue Presidente de la Argentina de 1868 a 1874), docente, periodista y escritor.

Don Mariano Enríquez murió 5 de junio del año 1890, a los 69 años de edad en su finca “Los Desamparados” situada en San Felipe Retalhuleu, y enterrado en el Cementerio General de Quetzaltenango. No vio concluido el edificio que mandó construir en el solar que adquirió para ese propósito de la familia Valladares, y que antes fuera sede del Cuartel General en un edificio de dos plantas que sirvió además como Casa Real y sede de la Alcaldía Mayor.

El Pasaje Enríquez fue diseñado para una función habitacional y comercial en dos alas con un pasaje en el medio que se cubre con un techado de estructura metálica y placas de cristal. Ocupa una manzana de terreno y está situado entre la 12 y 13 avenidas y 4a. y 5a. calles de la zona 1 de la ciudad, con su entrada principal sobre la 12 avenida, frente al Parque a Centroamérica. En el otro extremo el acceso puede hacerse del lado de la 13 avenida. En ambos accesos se instalaron grandes puertas de hierro forjado con diseños también elaborados por el artista Liutti.

Actualmente se llevan a cabo variadas actividades en el Pasaje Enríquez que siguen dándole vida a este. Es muy visitado por turistas y propios del lugar, pues en su interior se encuentran algunos restaurantes y bares tradicionales, como el famoso y muy visitado “Bar Tecún”, lugar en el que el poeta Rudy Solares Gálvez escribió, en una noche de bohemia, su famoso poema La Marimba, que reza: “cimbra marimba tu canto… tu arpegio de oro es un poema canoro… que se quiebra en madrigal de dulce melancolía…”.

El estilo arquitectónico del edificio es Neoclásico, haciendo “juego” con el resto de edificios de la Plaza Mayor, hoy Parque de Centroamérica. Una auténtica joya arquitectónica; ¡pero don Mariano ya no la conoció!

Existen otros dos edificios en Guatemala Capital con similares propósitos: El Pasaje Aycinena y el Pasaje Rubio, ambos en la zona 1 central.

Etiquetas: