Jueves 18 DE Julio DE 2019
Opinión

Memes

“Presidente: se le recomienda tolerancia activa”.

Fecha de publicación: 07-09-16
Por: Anabella Giracca

Los acontecimientos compiten entre sí. Se desbordan. Unos rebasan a otros para obtener espacio prioritario en los medios de comunicación. En las redes desfilan diariamente memes que, sin duda, ponen sobre la palestra una creatividad magistral. Memes que representan la radiografía del sentir de la gente. Sin ser ingenuos, esta nueva forma de expresión política también informa y construye ideología. Más allá de las carcajadas que produce y del ingenio que demuestra, se está convirtiendo en parte de nuestra idiosincrasia. Orienta, juzga y hasta condena.

Pero también está el otro lado de la moneda. Esta expresión popular quita máscaras y revela estereotipos. Esboza conservadurismos y, en muchas oportunidades, lanza a borbotones machismo y racismo. Basta comparar la cantidad de memes sobre Otto Pérez Molina, versus los de Roxana Baldetti: la ganadora es indiscutible. Y me atrevería a decir que Anabella de León se llevará el globo de oro.

Los memes han sustituido a la palabra. Aquellos chistes chapines que tuvieron su auge en gobiernos pasados, hoy se desdibujan poco a poco para darle paso a la imagen. Para ser parte del imaginario, entendido como el encuadramiento de retratos que el ciudadano interioriza como referente. El imaginario nacional genera sentido y recibe sentido. Es conjunto de iconos que se difunden por diversidad de medios. Nos sitúan en el ambiente social, orientan nuestras motivaciones y son expresión colectiva. Me atrevo a afirmar que los memes tienen efectos sociales, culturales y políticos sin precedentes.

El imaginario se ocupa de la imagen que seduce, de la cultura que representa. Manipula la conciencia. Es el argumento que se sigue por inercia, sin hacer crítica. Un nuevo triunfo revalorizado por la cultura popular: no hay reunión en la que no salten los celulares de bolsas y bolsillos para compartir críticas y risas. Y claro, para sorprendernos con su chispa.

Esta manera tan chapina de burlarse de los políticos de turno causa reacciones equivocadas por parte del gobierno. La noticia del despido del camarógrafo que fotografió al presidente durante un sueño “reflexivo”, es muestra clara. Según se comenta en pasajes, parques, bares y corredores, el mandatario no soporta la mofa de los memes que lo dibujan.

Se le recomienda tolerancia activa y madurez, porque como cómico de carrera, si algo debería de saber es que el desahogo nacional a través del sentido del humor, es parte del ADN guatemalteco.