Domingo 24 DE Marzo DE 2019
Opinión

¡Superhéroes…!

Personajes de fantasía que pelean con convicción por el bien y la justicia de verdad, y su esencia por principio es totalmente creíble e indudable…

— Carlos A. Rodas Minondo
Más noticias que te pueden interesar

El bien y el mal, cuando de niños creíamos ciegamente en que un policía era la imagen del bien y un ladrón la imagen del mal. Que decepción de mayores darnos cuenta que eso es pura fantasía, que la realidad es otra, ya no sabemos ciertamente quién es el bueno y quién es el malo en sociedades que valoran el poder prepotente y abusivo para beneficiarse de su posición para delinquir. Las sociedades han creado una imagen totalmente falsa de los valores y se persiguen ídolos que lejos de representar el bien, la justicia y la verdad, promueven valores de muerte, buscando únicamente el poder y riqueza a costa de lo que sea.

La impotencia de pensar que no existe un camino correcto como solución en la búsqueda del bien y del bien común, del respeto a los derechos y la igualdad, y del desarrollo y la paz, eliminando desde las raíces el mal, nos hace imaginarnos que necesitamos un Super Héroe y su equipo al frente de la Nación. Un Super Héroe que aplique la justicia y la ley sin titubeos, con convicción y determinación, y de forma radical, enérgica y exigente.

Tristemente, esto que hemos mencionado no es real, es un idealismo de pura fantasía, si analizamos la situación vemos claramente que en la realidad sin Super Héroes no se ve un camino para solucionar todos los problemas que nos aquejan, los Super Héroes son de mentiras. No hay recurso humano dispuesto a realizar los cambios radicales necesarios en los sistemas y las leyes y que tengan el poder y la credibilidad de hacerlo. Vemos chispazos positivos de cambio y avance, como lo que está ocurriendo actualmente con los casos de corrupción, pero a la vez, vemos que en el Gobierno y Estado actualmente se mantienen las malas prácticas y privilegios y que la cosa sigue igual. Esta situación nos deja a pensar que son destellos de justicia que llevan una bandera política y de intereses de nuestro papá del norte y del momento.

Si esta tarea anticorrupción promovida por Estados Unidos con las autoridades ejecutoras MP y CICIG tuviera una finalidad de cambio radical para iniciar una nueva era en Guatemala en donde se establecieran las nuevas reglas y bases de justicia, incluyendo una reingeniería en la política y Constitución, la solución y resultado lo veríamos a largo plazo. En el corto y mediano plazo ya estamos viviendo problemas de repercusión en la economía e inversión que nos están afectando y van a la baja, hasta cuándo? Esto es el mejor escenario.

Si vemos el peor escenario, que desafortunadamente por nuestra historia seguramente será lo que va a suceder, es que no se va a dar el cambio que necesita el país en términos de establecer un nuevo sistema basado en la justicia en donde se respete el Estado de Derecho, se reforme la Constitución y el Estado en sus sistemas, político, Jurídico y Electoral. No se han puesto a pensar que procesar a políticos corruptos como lo están haciendo debe llevar a la par algo que es más importante, y es este cambio que debe sentar un precedente. De lo contrario será una llamarada de tuza, que más bien se vería como un tema de interés político contra políticos corruptos, pero en la realidad la cosa sigue igual… Quedaría como una intención de realizar cosas positivas y buenas para la justicia pero sin ningún tipo de resultado positivo para la vida política, económica y social de Guatemala, con el atenuante de estar viviendo una situación negativa en el clima de inversión, económico y de negocios por a saber cuánto tiempo.

La persecución por parte de la SAT a Empresas y empresarios está generando incertidumbre y miedo en el sector empresarial de la iniciativa privada y es que debido al sistema corrupto y de extorsión por parte de las autoridades muchas Empresas no evasoras han sido víctimas y prefieren no invertir hasta no ver un panorama claro. Se están retirando Empresas Multinacionales, inversionistas y existe una desaceleración de la economía porque la incertidumbre y falta de reglas claras, mata la credibilidad, confianza y seguridad para mantener el ambiente propicio para la inversión.

Etiquetas: