Miércoles 26 DE Septiembre DE 2018
Opinión

Sopa de letras envenenada

“El mundo sufre mucho, no por la violencia de las malas personas sino por el silencio de las buenas”, Napoleón Bonaparte.

 

— Danilo Parrinello
Más noticias que te pueden interesar

Cada día aparecen en el diccionario político de Guatemala, nuevos nombres, palabras, iniciales, y acrónimos, más de las que tiene la ONU. Es un galimatías difícil de entender pero que resultan todos ser el nombre de instituciones reales o fantasmas, compuestas por una docena de nombres que se repiten constantemente y que tienen el común denominador de ser vividores de la “cooperacion” internacional y en algunos casos como el Codeca del descarado robo de energía eléctrica. Vea usted si no y decifre a qué se dedica cada una. Aepdi, CUC, Codeca, Conic, Frena, Uvoc, FNL, Adivima, Odha, Oxfam, Fundación Mirna Mack, Fundación Guillermo Toriello, Fundación Turcios Lima, Comisión Internacional de Juristas, etcétera. Algunas de estas oenegés provienen del PGT, las FAR, el EGP, la ORPA, y la URNG. Son los marxistas derrotados en el campo de batalla pero que han ido minando la “paz justa y duradera”. Con la excusa de defender a los campesinos, esos que traen a manifestar a la capital y que al preguntarles a qué vienen no saben dar una respuesta coherente. Esta Sopa de letras envenenada, los acarrea, con pasaje, almuerzo y “su día”, con fondos noruegos, suecos o gringos, ya sea para bloquear carreteras, o cerrar puertos y aeropuertos, dañando la economía, hasta provocando muertes de enfermos o madres a punto de dar a luz que no llegan al hospital porque la ambulancia no puede pasar. Sí esas organizaciones de conocida procedencia, ahora tan protectoras de los indígenas, que no dudaron en usarlos como escudos humanos durante el enfrentamiento armado, siguen causándole daños al país y a los que dicen proteger. El lugar más emblemático de esta “protección” es el área Río Dulce Polochic, lugar donde invaden fincas, usan la maquinaria, tractores y carretones, para acarrear los productos que roban. Todo está documentado, robo de fertilizantes, enseres, víveres, etcétera. Muchos de estos invasores que se proclaman defensores de los derechos humanos y de la naturaleza, agreden al personal de las empresas, los secuestran, matan a machetazos a los perros guardianes, y además talan árboles de Rosul. Esta es una madera preciosa que se vende a precios muy altos, en algún país asiático. Estos defensores de la naturaleza, provocan incendios y no permiten el ingreso de bomberos. A lo anterior se suman los daños a las infracturas de las fincas invadidas causando en ellas y en los cultivos pérdidas millonarias. En muchos casos han agredido con armas blancas y de fuego al personal de las fincas. Por supuesto que los legítimos propietarios han hecho las denuncias ante las autoridades de seguridad y los tribunales de justicia se han logrado órdenes de desalojo, que no se cumplen. Claro que se ha ido y hablado con las autoridades del MP, de la PNC, del PDH y con las del Ministerio de Gobernacion, y solo cuando los astros se alinean, pues se da la intervencion del Gobierno, pero en treinta y tres fincas invalidas no se han logrado los desalojos ¿Qué Talito?

Etiquetas: