Viernes 21 DE Septiembre DE 2018
Opinión

Menos secretarías de la Presidencia

Debería haber menos secretarías de la Presidencia.

 

— MARIO FUENTES DESTARAC
Más noticias que te pueden interesar

La Constitución establece que el Presidente de la República tendrá los secretarios que sean necesarios y que estos tendrán las atribuciones que determine la ley. Asimismo, la Ley del Organismo Ejecutivo (LOE) dispone que las Secretarías de la Presidencia son dependencias de apoyo a las funciones presidenciales.

Las Secretarías de la Presidencia no son Ministerios de Estado, que, conforme la Constitución, están a cargo del despacho de los negocios del Organismo Ejecutivo. Es más, la LOE, en forma expresa y taxativa, determina que las Secretarías de la Presidencia no podrán ejercer funciones de ejecución de programas, proyectos ni otras funciones a cargo de ministerios u otras instituciones de gobierno (centralizadas, desconcentradas, descentralizadas, autónomas o semiautónomas).

Algunos asimilan las Secretarías de la Presidencia a las Secretarías de Estado, pero no son conceptualmente equivalentes. Las Secretarías de Estado  equivalen a los Ministerios de Estado en otros países, como en EE. UU. y México. En Guatemala, las entidades a cargo del despacho de los negocios del Ejecutivo se denominan Ministerios de Estado y no Secretarías de Estado.

Las Secretarías de la Presidencia deben ser creadas y reguladas a través de leyes emanadas del Congreso, salvo los Secretarios General y Privado que están previstos en la Constitución, los cuales deben reunir los mismos requisitos exigidos para ser ministros y gozan de iguales prerrogativas e inmunidades que estos, específicamente de derecho de antejuicio, que supone que no pueden ser detenidos ni juzgados sin que previamente el Congreso declare que ha lugar a formación de causa penal en su contra. Los otros Secretarios de la Presidencia no gozan de antejuicio.

Por consiguiente, el Presidente, por sí mismo, no puede crear y regular Secretarías de la Presidencia, ya que esta función le corresponde, con exclusividad, al Congreso, extremo que fue recientemente ratificado por la Corte de Constitucionalidad en una opinión consultiva motivada por la intención de crear y regular otra Secretaría de la Presidencia (de Asuntos Específicos).

Actualmente, el Organismo Ejecutivo cuenta con 15 Secretarías de la Presidencia, a saber: Secretaría General de la Presidencia (SGP), Secretaría Privada de la Presidencia (SPP), Secretaría de Coordinación Ejecutiva de la Presidencia (SCEP), Secretaría de Comunicación Social de la Presidencia (SCSPR), Secretaría de Inteligencia Estratégica (SIE), Secretaría de Planificación y Programación de la Presidencia (Segeplan), Secretaría de Asuntos Administrativos y de Seguridad (SAAS), Secretaría de la Paz (Sepaz), Secretaría de Bienestar Social (SBS), Secretaría Presidencial de la Mujer (Seprem), Secretaría de Asuntos Agrarios (SAA), Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional (Sesan), Secretaría Nacional de Ciencia y Tecnología (Senacyt), Secretaría de Obras Sociales de la Esposa del Presidente (SOSEP) y Secretaría Nacional de Administración de Bienes en Extinción (Senabed). A estas dependencias no ministeriales se agregan comisiones presidenciales, fondos sociales, consejos, defensorías y autoridades, cuya operación consume, entre todos, más de Q 1.1 millardos anuales.

En mi opinión, en vez de pensar en crear más Secretarías de la Presidencia, debería haber menos. Para comenzar la SCEP debería suprimirse, ya que fue creada para usurpar funciones ministeriales con fines de activismo clientelista oficialista. En tanto que la Sepaz, la SBS, la SOSEP y la Seprem deberían fusionarse y formar una sola, al igual que la Segeplan y la Senacyt. Asimismo, la Secretaría General debería absorber la SIE y la Secretaría Privada la SAAS. Por su parte, la Sesan y la SAA deberían ser absorbidas por el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación (MAGA). En fin, lo procedente es una reingeniería completa.

Etiquetas: