Miércoles 26 DE Septiembre DE 2018
Opinión

Rechazo generalizado a impertinente cambio de tarifas impositivas

Es lo que merece un Presidente que mintió en campaña y lo sigue haciendo.

— Enrique Contreras Marroquín*
Más noticias que te pueden interesar

“No cambiamos para mejorar”; otra vez, como siempre, el nuevo gobierno desea echar mano de un presupuesto “Diez mil millones de quetzales”, mayor que el anterior. Como resultado de este anhelo voraz, se propone un nuevo tarifario de impuestos; porque esto no se puede llamar “Reforma fiscal”; para quitarle más dinero a la población que si está registrada como contribuyente, tratando siempre, de no perjudicar a los grupos económicos de poder y como consecuencia empobrecer a las clases medias y los de más abajo.

En uso de su facultad de proponer leyes el Organismo Ejecutivo, nos ha lanzado a la cara una colección de improvisaciones, sin fundamento económico, pero que, con la ayuda de los súper diputados, podrían convertirse en ley. Antes que esto suceda; debemos rechazarlas, exponer nuestros argumentos en blanco y negro y presionar al Congreso para que nos las apruebe. Es lo que merece un Presidente que mintió en campaña y lo sigue haciendo.

Para rechazar esta traicionera propuesta partamos de las siguientes verdades:

1 – Todos los ciudadanos que pagamos impuestos exigimos que antes de aprobar los cambios, se declaren lesivos, inconstitucionales y se denuncien “Todos los pactos colectivos de trabajo del sector público”, incluido el del Congreso, Organismo Judicial, Usac, IGSS, y más. No aceptamos que se siga usando nuestro dinero para pagar estos pactos, elaborados y aprobados fraudulentamente y en compadrazgo comprobado con gobiernos anteriores. Exigimos que se proceda legalmente contra los funcionarios que aprobaron estos convenios.

2 – Antes de nuevas tarifas de impuestos, exigimos que se apruebe la “Ley de Servicio Civil” y, que sea de obligatorio cumplimiento en “todo el sector público”. Que se haga un recuento o inventario de empleados en “todo el sector público, incluido el Ejército” para reducir la burocracia, el presupuesto de funcionamiento y sobre todo las plazas fantasmas. Que exista una única tabla de clasificación de puestos y salarios para todo el sector. Actualmente nadie conoce cuántos empleados tiene el sector público y si asisten o no a laborar.

Ya no soportamos el atasco en nuestras gestiones, la incompetencia en la atención y ver deambulando burócratas en las oficinas turnándose cualquier diario para leerlo en horas hábiles.

3 – No aceptamos nuevos impuestos o modificaciones, mientras la SAT, no presente una alternativa que elimine las facturas a “consumidor final” y, aparezcan así todos los negocios que no están registrados o que se cobijan con la chamarra de pequeño contribuyente, sin serlo. Hacer el cruce con empresas grandes que emiten facturas a C-F, y determinar por qué hay compradores mayoristas que no facturan como tales, en fin, cualquier otra medida o software, que saque del anonimato a tanto empresario “No inscrito”. Tema que la SAT, no atina a resolver.

4 – No aceptamos que el Ministerio de Gobernación reembolse al Ejército por el personal y equipo que se utiliza para los patrullajes combinados. Para eso y más tiene el Ejército un presupuesto propio. El Ejército debe devengar el presupuesto que se le asigna y ejecutarlo con transparencia pública, ya basta de la excusa: “Gastos de seguridad nacional”. El Ejército debe ser desplegado, con supervisión legal, a todas las fronteras del país para luchar contra el narcotráfico, el contrabando y la trata de personas. De poco o nada sirve tenerlos acuartelados con comida, sueldo y ascensos o haciendo tareas que no les corresponde, como hacer escritorios o reparar carreteras. Ya existen en el presupuesto nacional unidades específicas para estas actividades y que ahora no hacen nada o muy poco. De lo contrario nos parecería mejor eliminar este Ministerio del Presupuesto Nacional.

5 – Queremos que nuestro dinero sea bien empleado, empezando por reducir en al menos un “cincuenta por ciento”, el presupuesto del Congreso de la República. Que los diputados tengan únicamente sueldo y dietas por asistencia a sesiones, eliminarles la exoneración en el pago de impuestos, ya no pagarles los seguros de salud y de vida, reducirles viajes, viáticos, choferes, guardaespaldas y edecanes.

6 – Antes de pagar más, exigimos que se nos presente un inventario geográfico y personalizado, que evidencie sin lugar a dudas y sin clientelismo, quiénes son los beneficiados en los programas de Combate a la Desnutrición, Bono Escolar, Refacción Escolar y los demás relacionados con el apoyo agrícola y de salud integral.

7 – Queremos antes de hacer más pagos, que el Gobierno haga un compromiso público con los ciudadanos que evidencie la posición política de no seguir beneficiando empresas corruptas declaradas como proveedores únicos. Que se comprará la totalidad de medicinas que aparecen en los listados oficiales de la OPS y la OMS, para todo el sector público, incluido el IGSS.

8 – Exigimos antes de pagar, que se reduzca efectivamente la corrupción; en su defecto, que se castigue de forma brutal, modificando el Código Penal al introducirle que los delitos de enriquecimiento ilícito, cohecho activo o pasivo, malversación, despilfarro, apropiación indebida, peculado y otros, cometidos por funcionarios públicos en el ejercicio de sus cargos, sean declarados “Delitos de lesa humanidad”, por las consecuencias que acarrean a la población; triplicando el castigo establecido actualmente. Se incluye Alcaldes y Concejo Municipal.

9 – Queremos antes de pagar más, que se castigue y evite el despilfarro y la malversación del IVA Paz, que se entrega a las Municipalidades, prohibiendo que estos fondos sean usados para gastos de funcionamiento o pago de deudas, excepto por obras públicas. Actualmente el uso de esos fondos no se ve reflejado en obras públicas de beneficio a las poblaciones, pero, sí se ve el aumento en los salarios y dietas de Alcaldes y Concejales y en el irreflexivo aumento de la burocracia municipal, en su mayoría parientes o compadres de los funcionarios electos. Estos fondos deberían mejorar la educación, los servicios de agua potable, drenajes y alumbrados públicos. Las Municipalidades deben mantener su burocracia con tasas e impuestos propios.

10 – Exigimos que todos los Ministros, Viceministros, Directores y cargos de importancia dentro del sector público, sean seleccionados por méritos, capacidades, aptitudes y valores morales y no por designación política o compadrazgo, en la esperanza que asuman mejores personajes que los que a la fecha hemos tenido; con sus excepciones.

La anterior no es una lista final del disgusto y rechazo de los ciudadanos a la forma como se drenan y mal invierten los tributos que pagamos; pero, sí refleja el pensamiento generalizado de los ciudadanos, que exigimos que estas propuestas impositivas no sean aprobadas. Lo vamos a exigir de frente, sin bloqueos de carreteras ni paros, lo haremos en la “Plaza de la Constitución”, como ciudadanos responsables que somos.

* Coordinador. Sub-70 por Guatemala, es una asociación de profesionales de Ciencias Económicas, empresarios, otros profesionales y ciudadanos en general que no forman parte de ningún partido político.

Etiquetas: