Lunes 17 DE Junio DE 2019
Opinión

Investigación del negocio del Transurbano

Fecha de publicación: 23-08-16
Por: Editorial

La “camarilla gobernante” durante el régimen de Álvaro Colom (2008-12) gestó el “negocio del Transurbano”, que consistió en financiar, con fondos estatales, la adquisición de buses en Brasil y la operación del sistema prepago.

La revista alemana Manager-Magazin denunció la sobrevaloración de los buses así: “La empresa Transurbano pagó por los buses brasileños alrededor de 126,000 dólares por los buses normales, y 275,000 dólares por los buses articulados (dos partes), un cuarto más que el precio de mercado. Un precio tan alto que solo podía significar un soborno entre las dos partes”.

El negocio irregular del Transurbano se inició con el Acuerdo Gubernativo # 103-2009, suscrito por Colom y sus ministros, por medio del cual se autorizó la entrega, en concepto de “aporte económico de inversión”, de la suma de US$35 millones (cerca de Q280 millones), a la entidad Asociación de Empresas de Autobuses Urbanos (AEAU), haciendo caso omiso de que los asociados de esta son empresas privadas lucrativas, así como de la obligada aprobación previa por parte del Congreso, conforme lo ordena el Artículo 183, literal k, de la Constitución, por tratarse de una contratación sobre el servicio público de transporte urbano. Dicho “aporte económico de inversión” se documentó a través de un informal “convenio privado”, suscrito por el Ministro de Finanzas Públicas y la AEAU.

Debido a que el referido “aporte económico de inversión” no estaba presupuestado, en dicho Acuerdo Gubernativo “se autoriza al Ministerio de Finanzas Públicas para que con cargo al Presupuesto General de Egresos del Estado para el ejercicio fiscal 2009 se otorguen desembolsos hasta por la cantidad de ochenta millones de quetzales exactos (Q80,000,000.00)”. En consecuencia, el régimen de Colom violó el Artículo 237, párrafo primero, de la Constitución, que dispone que en el Presupuesto General de Ingresos y Egresos del Estado, aprobado para cada ejercicio fiscal, se incluirá “el detalle de los gastos e inversiones por realizar”. Asimismo, en el Artículo 5 de dicho Acuerdo Gubernativo, el régimen de Colom, lavándose las manos y evadiendo la consiguiente responsabilidad legal, consignó que la AEAU era la única responsable de la correcta utilización de los recursos, de conformidad con la normativa vigente en materia presupuestaria y de acceso a la información.

Posteriormente, el régimen de Colom entregó otros “aportes económicos temporales” a la AEAU, entre ellos, los ordenados en los Acuerdos Gubernativos 281-2009 y 176-2011, por las sumas de Q79.8 millones y Q43 millones, respectivamente, a través de “convenios privados”, en los mismos términos originales.

En todo caso, debe tenerse presente que la Procuraduría General de la Nación, a requerimiento del Ministerio Público, ya dictaminó en el sentido que el “aporte económico de inversión” a favor de la AEAU es inconstitucional. Asimismo, la Fiscal General, Thelma Aldana, anunció hace varios meses que la investigación en torno al “negocio del Transurbano” estaba avanzando.