Jueves 15 DE Noviembre DE 2018
Opinión

Hablando de “transparencia”

Los colegios no tributan ni las universidades privadas, negocio redondo.

— Miguel Ángel Sandoval
Más noticias que te pueden interesar

Hay un debate sobre el tema fiscal que a mi juicio no deja de ser chistoso por la falta de memoria o los olvidos deliberados. El tema tiene que ver con la idea que el CACIF no haya tenido eco en su propuesta de dar baño maría, a la aprobación del paquete tributario que propone el Ejecutivo. Y que muy pronto debe ser motivo de discusión en el Congreso, como corresponde en democracia.

En este debate hay una especie de alharaca por el tema de la gasolina y todo mundo se pone capa, escudo y espada y parten en contra de los demonios fiscales y alrededor de ello hay una especie de carnaval. Pero, siempre hay uno, otros temas pasan desapercibidos y ni siquiera se toman en cuenta: hablo de la necesaria supresión de las exenciones fiscales y los privilegios que todo mundo sabe existen en nuestro país. Maquilas en zonas francas, minería, fertilizantes, etcétera, todo por la trampa que han hecho empresas rentables para acogerse a la ley de maquilas en abierto fraude de ley que solo se mantiene por la incapacidad del Estado para la generación de empleo y controles fiscales reales.

Hay otras exenciones y privilegios que deberían ser discutidos ahora y no cuando a todo mundo le parezca que los impuestos son algo agradable o amigable con los bolsillos de la gente. Un tema es que los colegios privados no tributan, igual que las universidades privadas que son negocios redondos, y las iglesias que deberían de dar un diezmo al fisco para el mejor desempeño de la educación. ¿Son temas que hay que debatir o no?

Falta el gran tema: el impuesto a las ganancias o beneficios que tienen las grandes empresas, que quizás son un pequeño porcentaje de la población pero que generan ingresos millonarios y que evaden con lujo de impunidad. Solo dar una mirada al boletín 86-2016 de la fiscalía de delitos económicos, permite darse cuenta de la forma en que se han conducido muchas empresas, no una ni dos, ni tres, hablo de muchas y reitero, muchas empresas, que no tributan, que hacen facturas falsas, empresas de cartón, y toda clase de transas que explican las razones por las cuales la fiscalidad en el país es mala.

A propósito de las declaraciones de personeros del CACIF sobre su oposición al paquetito fiscal, sería bueno un foro para conversar de impuestos y transparencia con varios de sus más conspicuos integrantes, como los dueños de Aceros de Guatemala, del Camino Real, de G&T, entre otros, con invitados especiales como Energuate y Montana. Quizás así nos enteremos de lo que no hay que hacer para elevar la recaudación tributaria. Lo demás son pajaritos preñados.

Etiquetas: