Lunes 18 DE Noviembre DE 2019
Opinión

Retrasan referendo revocatorio en Venezuela

Fecha de publicación: 12-08-16
Por: EDITORIAL

Según encuestas recientes, un 73 por ciento del electorado venezolano votaría a favor de remover a Nicolás Maduro del cargo de Presidente de Venezuela y un 67 por ciento expresó que el país solo podrá comenzar a salir de la grave situación económica y social con la salida de Maduro y la realización de nuevas elecciones presidenciales.

No obstante, la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena, anunció recientemente que la recolección del 20 por ciento de firmas para el referendo revocatorio contra el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, se llevará a cabo a finales de octubre de este año (y no en agosto o septiembre), con lo que se confirmó la tesis de la oposición política en el sentido que la autoridad electoral está intencionalmente retrasando el referendo revocatorio, a fin de que este se celebre después del 10 de enero de 2017, para que en caso de que Maduro fuere separado del cargo, no se convoque a elecciones presidenciales anticipadas y asuma como Presidente de Venezuela el Vicepresidente designado por Maduro para que termine el respectivo período presidencial y asegurar el continuismo “chavista”.

Como se recordará la oposición política venezolana, que controla la Asamblea Nacional, está promoviendo un referendo revocatorio contra el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, quien en las elecciones presidenciales celebradas el 14 de abril de 2013 resultó electo por estrecho margen en un escrutinio muy cuestionado.

La Constitución de Venezuela contempla el referendo revocatorio para dar por terminados los períodos y funciones de los funcionarios electos. Concretamente dicha Constitución dispone que todos los cargos y magistraturas de elección popular son revocables, y que transcurrida la mitad del período para el cual fue elegido el funcionario, un número no menor del 20 por ciento de los electores inscritos en la correspondiente circunscripción, podrá solicitar la convocatoria de un referendo (consulta popular) para revocar su mandato. Asimismo, establece que cuando igual o mayor número de electores que los que eligieron al funcionario, hubieren votado a favor de la revocatoria, siempre que haya concurrido al referendo un número de electores igual o superior al 25 por ciento de los electores inscritos, se considerará revocado su mandato.

La situación económica y social de la sociedad venezolana ha llegado a niveles desastrosos. Se anticipa que este año el PIB caerá un ocho por ciento y que la inflación será 700 por ciento. A esto hay que agregar una violencia urbana incontrolable, la escasez de alimentos y medicinas, el desabastecimiento de productos básicos, la falta de agua provocada por la sequía y la crisis energética, que ha obligado al Gobierno a que los 2.8 millones de burócratas trabajen solo dos días a la semana, en horarios restringidos, para ahorrar energía.

La precaria situación económica venezolana ha quedado elocuentemente confirmada con los masivos flujos de venezolanos que han venido cruzando la frontera entre Venezuela y Colombia, para adquirir artículos de primera necesidad. Sin duda, la implantación del Socialismo del Siglo XXI, que es estatismo puro y duro, ha derivado en una verdadera catástrofe humanitaria.

Sin embargo, el CNE, con clara inclinación a favor del “chavismo”, está obstaculizando la solución electoral, a través del tortuguismo y de darle “largas” al referendo revocatorio, sin reparar en que las “largas” siempre se convierten en culebras que muerden a sus promotores.