Martes 13 DE Noviembre DE 2018
Opinión

¿Humo blanco en el Consejo de Seguridad?

La elección del nuevo Secretario General de la ONU aún no está definida.

 

— luis fernando andrade falla
Más noticias que te pueden interesar

El actual Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas, ONU, el distinguido, afable, perseverante y sobre todo gran diplomático de Corea del Sur, Ban Ki-moon, está a cuatro meses de concluir su segundo y último mandato, que es de cinco años cada uno, al frente de la organización internacional más representativa del mundo, cuyos propósitos y principios suscritos en la Carta fundacional de1945 siguen vigentes.

Ban Ki-moon, quien se desempeñó exitosamente ejerciendo un liderazgo confiable y constructivo como ministro de Relaciones Exteriores de su país (2004-2006) durante las negociaciones para desnuclearizar la península de Corea denominadas “diálogos a seis bandas” en las que participaban tres de los cinco países miembros permanentes del Consejo de Seguridad, que tiene el poder de veto: la República Popular de China, Estados Unidos de América y la Federación de Rusia, contribuyó en buena medida a que su postulación a la candidatura a la Secretaría General de la ONU fuera apoyada por aclamación en el Consejo de Seguridad y refrendada por la Asamblea General en octubre de 2006.

La Secretaría General de la ONU en estos últimos diez años ha tenido que enfrentar las consecuencias de situaciones de guerra, como por ejemplo mediaciones delicadas diplomáticas y políticas, operaciones masivas de atención humanitaria, de refugiados y de migrantes, de mantenimiento de la paz, de reconstrucción, entre otras, que son cada vez más complejas, costosas y extendidas en diferentes regiones del mundo. Y el Consejo de Seguridad que es la instancia conforme a la Carta de la ONU (Artículo 24) cuya responsabilidad primordial es mantener la paz y la seguridad internacionales dedica la mayoría de sus sesiones a abordar asuntos recurrentes e intrincados que en algunos casos son de situaciones originadas en el siglo XX.

No obstante los desafíos serios y complejos de la ONU en materia de paz y seguridad internacionales, la gestión del secretario general Ban Ki-moon ha destacado en sus esfuerzos de promover y de apoyar agendas enfocadas en el desarrollo sostenible así como los acuerdos globales para enfrentar el cambio climático. A esta agenda le imprimió una dinámica especial y una atención personal y fue perseverante en ello desde que asumió la Secretaría General, pese a que era en ese momento un asunto extremadamente polémico. Los acuerdos de París sobre cambio climático suscritos en abril pasado por la mayoría de países miembros de la ONU marcaron un hito en la diplomacia global.

En relación a Guatemala, coincide el inicio del primer mandato de Ban Ki-moon en el 2007 con la entrada en vigencia ese mismo año de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala, CICIG, que se acuerda como mecanismo de cooperación internacional a través de la Secretaría General de la ONU. Hay que reconocer y ojalá se pudiera condecorar al Secretario General por el apoyo extraordinario a la CICIG durante estos años.

Ahora bien, el proceso para elegir al sucesor(a) de Ban Ki-moon va adelantado. Las candidaturas fueron presentadas como parte de un nuevo proceso de transparencia electoral ante una sesión de la Asamblea General de la ONU en abril pasado para someterse a preguntas abiertas de los países miembros y así poder conocer sus posiciones en determinados asuntos de interés mundial. A esta primera evaluación abierta le ha seguido, como es práctica en estos procesos, las votaciones secretas de los quince países miembros del Consejo de Seguridad que califican, en este caso, las doce candidaturas propuestas en función de si se consideran idóneas, no idóneas o bien expresan no tener opinión. Es un proceso que procura en esta fase depurar la lista de los candidatos. Los resultados de la última votación del viernes pasado que fueron filtrados a los medios de comunicación indican que ninguna de las candidaturas tiene el apoyo de todos y cada uno de los miembros del Consejo de Seguridad. La candidatura mejor calificada fue la del portugués António Guterres, ex primer ministro de Portugal (1995-2002) y Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, ACNUR, (2005-2015) que obtuvo 11 votos a favor, 2 en contra y 2 países no expresaron opinión.

La elección del nuevo Secretario General de la ONU aún no está definida y por consiguiente recae esta responsabilidad fundamentalmente en los países miembros permanentes del Consejo de Seguridad especialmente entre Rusia, China y

EE.UU. Esperamos ver pronto la señal del humo blanco del Consejo de Seguridad de la ONU.

Etiquetas: