Miércoles 26 DE Junio DE 2019
Opinión

Continuidad sobre la solución a la problemática nacional (Parte IV)

El tema anterior fue el 15 de junio de 2016 interrumpido por la discusión de la soberanía de nuestro país.

Fecha de publicación: 10-08-16
Por: Víctor hugo martínez

La discusión que se provocó sobre la soberanía de Guatemala, como Estado libre e independiente y que al mismo tiempo se unió el problema de la injerencia de personas no guatemaltecas como la presencia del magistrado Iván Velásquez de la CICIG y luego extendido que era una verdadera confabulación que solo en Guatemala podía existir y se consideró como una intervención extranjera. Al escribir dicho problema por un olvido, me excuso como un “lapsus calami” pero más bien podría decir con toda sinceridad que fue un “lapsus” de locura senil, o sea, que a los 86 años la memoria ya no reacciona convenientemente. Los conceptos mencionados sobre la soberanía fueron tomados del Diccionario de la Lengua Española y del Manual de la Lengua Española sobre sinónimos y antónimos para llegar a la exacta comprensión de los conceptos propios.

Una vez explicado el fenómeno continuaré con el tratado que llevo escribiendo sobre los problemas de la composición social.

La actividad del Estado, tiene como fuente una autoridad para los inexpertos y es verdaderamente el gozne de la actividad política que constituye como tal toda autoridad política. Esta actividad de autoridad que es constitución y constituye que la sociedad llegue a una vida virtuosa. Virtuosa significa que a repetición de la obediencia legal se convierte en costumbre para los individuos y esto es lo que se llama virtud, o sea fuerza para mantenerse en la legalidad. Por ello, la definición es una cualidad exquisita del ser humano que se convierte en virtud y por la cual las personas o las instituciones dan leyes y órdenes a los hombres y que se espera que correspondan con verdadera obediencia. Obediencia quiere decir sumisión, no es esclavitud es una virtud que solo el ser humano la posee.

Todo grupo organizado dentro de un país requiere dirección y gobierno, porque la nave que surque el mar hacia el puerto, porque una nave dejada a merced de los vientos no llega a su destino, sino solo aquella que es dirigida por un piloto diestro (St. Thomás) la autoridad es un elemento necesario e imprescindible para la convivencia social, los grupos existentes y otros de tipo familiar, por ello existe la autoridad en la familia y se llama institucional, porque se refiere a grupos organizados, también del Estado y su misión que debe asegurar el bien común de sus miembros.

La base de la autoridad, su origen está en la naturaleza humana y al mismo tiempo su origen primario está en Dios, es decir emana de Dios. “No hay autoridad que no venga de Dios y las existentes son por Dios” (Rom. 13, 1). Esto se refiere a todos aquellos que creen en Dios y al mismo tiempo, aquel que no cree. Pero la ausencia de esta base, convierte al individuo en ególatra, egocéntrico y lo convierte en déspota que se convierte en ídolo despótico, que en lugar de la ley inscrita en la naturaleza humana y dada por Dios; el gobernador somete a todos a las propias leyes que dicta con autoridad absoluta, cuyas leyes no solo, no son de naturaleza humana y mucho menos se conforman a la moral.

La misión de la autoridad, su fin es el que debe lograr para los gobernados, todo bien y asegurar el bien común de sus miembros.

El centro de esta exposición, o sea la razón así como su naturaleza, tiene su origen en Dios, esto se llama teocentrismos y teocracia.

Continuará…