Martes 18 DE Septiembre DE 2018
Opinión

Lo que los chapines no hacemos

Amor no quita conocimiento.

— Danilo Parrinello
Más noticias que te pueden interesar

Los guatemaltecos en general tenemos muchas virtudes que nos hacen únicos; sin embargo, también tenemos nuestros defectillos que debiéramos superar, empezando por reconocerlos, y si no nos gusta, eliminarlos. Empecemos por lo más conocido. La maldita hora chapina. Lo que no hacemos los Chapines es ser puntuales y eso, francamente, nos pinta muy tercermundistas y subdesarrollados. Confieso con satisfacción que desde hace muchos años superé esa característica tan nuestra. Ahora bien tengo que señalar y ustedes convendrán conmigo que esto de la hora chapina tiene sus excepciones. Por ejemplo, si tenemos una cita con un alto funcionario, sobre todo si es en la Presidencia de la República, parecemos ingleses, llegamos puntuales, a pesar que he visto a alguien que se excusa con “el tránsito estaba imposible”. También si la cita es en la “embajada” ahí sí llegamos a la hora convenida. Lo mismo sucede en las citas de amor, el galán llega con puntualidad británica. Otra que no hacemos los Chapines es ser gamonales. En caso de tragedia natural, nos afloran las virtudes de dar y compartir, pero si no hay una tragedia, como la del Cambray, no somos capaces de dar. Además, los Chapines solo damos propina en los restaurantes o bares, eso sí el riguroso diez por ciento, más que eso no. Por ejemplo dar propina a quien nos atiende en la gasolinera o en una venta de ropa o zapatos eso nunca. ¿Por qué si le damos a la mesera y no a la dependienta? Para mí eso no tiene explicación. Otra cosa que los Chapines no hacemos es ser corteses al conducir. Qué difícil es que un automovilista otorgue el paso o “la vía” a quien no la lleva, eso no lo hacemos los Chapines; acaso ha visto usted que un taxista detenga la marcha para que pase otro conductor, eso aquí es muy difícil. ¿Y un chofer de camioneta, urbana o extraurbana? Y conocer el Reglamento de Tránsito, eso es imposible. ¿Qué más no hacemos los Chapines? Leer, aquí no se lee. Sin embargo, los petulantes dicen: “Si los perros ladran es porque avanzamos Sancho”, para hacer creer que leyeron a Cervantes, no saben que nunca dijo Don Quijote tal frase, esa que tanto le gusta, a cierta locutora esnob que parece disco rayado citando a Ayn Rand como quien cita los Evangelios. Eso es otra cosa que los Chapines no hacemos, leer la Biblia, ni los pentecostales, que no pasan del “Aleluya, aleluya…” pero que no tienen ni idea de quién escribió la Biblia. Pero se tragan las patrañas del predicador que exige el diezmo, mejor si en cash. Creen que Dios escribió la Biblia. Al no leer los Chapines no conocemos nuestros derechos y deberes constitucionales y legales. No sabemos, los Chapines de teoría política, ni siquiera algunos que hasta llegaron a la presidencia, Álvaro Colom, no supo la diferencia entre ser socialdemócrata y demócrata cristiano. Los Chapines no investigamos nada, nos dejamos llevar de las “bolas”. Otra cosa que los Chapines no hacemos es decir: “Me lo dijo fulano…” aquí la expresión es “Dicen que…”. Los Chapines no invitamos a nuestra casa, eso se reserva para la familia o algún amigo, qué diferente son los “Guanacos”. Más, yo soy feliz siendo Chapín.

Etiquetas: