Sábado 22 DE Septiembre DE 2018
Opinión

Julio Ligorría tiene la palabra…

 

 

— Jose Rubén Zamora
Más noticias que te pueden interesar

En las últimas semanas Julio Ligorría ha realizado visitas a Ricardo Trotti, de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) y al relator de la Libertad de Prensa de la Organización de Estados Americanos (OEA). Ricardo Trotti lo recibió por cortesía y, durante la entrevista Ligorría utilizó un doble discurso a lo largo de la respetuosa conversación: por un lado se quejó de las críticas y señalamientos que le hemos hecho en elPeriódico y, por otro, sorprendentemente, expresó que mi trabajo periodístico y el del diario, han sido y son muy valiosos para aumentar la transparencia, la justicia y el progreso de Guatemala.

Por cierto, debo reconocer, que en un libro que Ligorría escribió hace algunos años, publicó fotografías mías, y expresó categóricamente, exagerando diría yo, que soy una especie de “adalid de la libertad de expresión”, entre otros epítetos fuera de proporción y, además, me dedicó dicho libro con palabras grandilocuentes de supuesto afecto y admiración.

Afortunadamente jamás le mencionó a Ricardo Trotti su proyecto extravagante y fantasioso, digno de Guerra de las Galaxias o de Games of Thrones, de montar un show, en territorio estadounidense, posiblemente en el Madison Square Garden, en Nueva York, sujetos ambos (Ligorría y yo) a polígrafos certificados, nada más y nada menos que por el FBI. Y me imagino, si fuese necesario, sometidos a inyección de suero de la verdad y la aplicación de las técnicas de tortura a las que George W. Bush dio luz verde que se aplicaran a los presos en Guantánamo.

Entre los jueces del debate, Ligorría bien puede estar pensando en convocar a los jueces de la Suprema Corte de los Estados Unidos y de público querría a los representantes y senadores del Capitolio. No se percata Julio que tanto él como yo somos irrelevantes en el Imperio y nadie perdería tiempo en nosotros.

Trotti, con razón, se hubiese reído de Ligorría, si este le hubiese compartido su absurda, irrisoria y pretenciosa idea. Sin embargo, Ricardo Trotti, caballero que es, no pudo evitar tomarse una foto, a pedido de Julio, con la pena de que sería probablemente publicada en Guatemala fuera de contexto.

Siendo, como es, un mentiroso profesional de clase mundial, tengan ustedes por seguro que Julio Ligorría ya tiene su doctorado en dominio de polígrafos que, en realidad, poco le va a servir cuando la FECI lo lleve a tribunales, pues frente al juez no es la demagogia la que manda sino las pruebas documentales y científicas.

En lo que a mí concierne, Ligorría puede seguir visitando a quien quiera, desde los miembros del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, pasando por la CIA, la DEA, Scotland Yard, los altos jerarcas de la OTAN, al admirado papa Francisco, al Dalai Lama, a la crema y nata de la oligarquía rusa, a Putin y a Zeus en el propio Olimpo, que a mí me tiene sin cuidado.

elPeriódico y yo le hemos hecho dos señalamientos a Julio Ligorría:

1. Su participación como autor intelectual de la tentativa de venta de tecnología para el control migratorio por US$108 millones, con un sobreprecio de alrededor de US$87 millones, de los cuales US$7 millones eran mordida para Otto Pérez Molina, de la cual recibió un anticipo de US$350 mil. Ligorría estaba tan seguro que el negocio era pan comido, que introdujo el equipo de sofisticada tecnología de la NEC de México y lo mantuvo embodegado en la ciudad de Guatemala, logrando que Mauricio López Bonilla firmara ese contrato lesivo a los intereses del Estado, aunque en su último acto como Ministro de Gobernación, con buen criterio, lo canceló, pues era una aberración que le hubiera acarreado muchos más problemas judiciales.

2. Hace tres semanas el Equipo de Investigación publicó que la empresa Grupo Interimage Latinoaméricana, S.A., propiedad de Julio Ligorría, facturó y recibió cheques de las empresas de cartón Multiempresarial HJ&AV, S.A., Arrendamientos, Servicios y Proyectos, S.A., Inversiones y Servicios Profesionales Marbella, S.A., Adquisiciones, Inversiones y Servicios –Adinse–, S.A., Servicios Técnicos Profesionales Alta Vista, S.A., todas controladas por Víctor Hugo Hernández, contador de Juan Carlos Monzón y que Roxana Baldetti y el propio Juan Carlos Monzón utilizaron para lavar dinero y las empresas El Rancho de Don Juan, S.A., y Tekni Deportes, S.A., propiedad de Juan Carlos Monzón, utilizadas también para lavar dinero, y que de la misma manera recibieron facturas y pagaron cheques a la empresa Grupo Interimage Latinoaméricana, S.A. de Julio Ligorría. Es decir, que Interimage, S.A., presuntamente habría incurrido en asociación ilícita para lavado de dinero.

Lejos de estar pensando en ejercicios circenses onerosos, fantasiosos y ridículos, es más barato y simple para Julio Ligorría que responda en las páginas del diario a nuestros legítimos cuestionamientos.

elPeriódico está abierto y en la mejor disposición, de enviar a uno de sus periodistas profesionales, en el caso que Julio Ligorría decida responder a los señalamientos que públicamente le hemos realizado.


Pagos a empresa de Ligorría
Grupo Interimage recibió Q1 millón de las empresas de cartón que la ex Vicepresidenta Roxana Baldetti utilizó para recibir financiamiento ilícito y coimas. Los pagos fueron realizados a cambio de servicios de asesoría de imagen y monitoreo de medios.

Factura Tekni deportes factura Servicios Tecnicos y profesionales Alta Vista Factura Protocolo Banquetes Ranchon de Don Juan Factura HJYAV factura Bienes inversiones y Arrendamientos Vida factura Arrendamientos Servicios y proyectos Factura AdinseTekni Deportes Servicios Tecnicos Profesionales Alta Vista Protocolo Banquetes Ranchon de don Juan Multiempresarial HJAV Banrural Mulriempresarial HJyAV GYT Inversiones y Servicios Profesionales Marbella Banrural Arrendamientos Servicios y Proyectos GYT Arrendamientos Servicios y Proyectos Banrural ADINSE BI

Etiquetas: