Domingo 24 DE Marzo DE 2019
Opinión

Estado, Pactos Colectivos (Parte 2)

La primera y única forma de sacar al país de la pobreza es logrando primero que todos tengan trabajo.

— Jaime Arimany
Más noticias que te pueden interesar

Gracias por los comentarios en foro de elPeriódico; hace 15 días expuse la opinión del expresidente de EE. UU. Franklin D. Roosevelt, y la ubicación en Internet, la cual fue clara y concisa. No expuse la mía, porque hay personas que no confían en la opinión de alguien, porque ha trabajado en algún negocio exitoso, aunque haya creado empresas sin protecciones estatales especiales, que tuvieron logros importantes para el país; a través del arduo trabajo de tres generaciones, donde a algunos nos tocó trabajar con horarios de diez o más horas diarias, muchas veces con sábados y domingos sin descanso, como lo fue en la industria del papel; la cual ya no existe, habiéndose perdido más de 1,500 empleos directos y varios miles más en empresas que vendían y escogían materia prima.

Cuando hay mayoría de dueños que creen que se gana más en otro negocio, se vende, como ocurrió en nuestra empresa; los nuevos dueños destruyeron con almádanas y sopletes la maquinaria, para quitar la posible competencia a su negocio en el extranjero, por si alguien las adquiría y las ponía a producir.

Es fácil caer en la trampa de imaginar cosas que no son, de opinar y expresar opiniones producto de la imaginación o de la frustración por no saber qué hacer para lograr mejoras financieras y tener éxito, a pesar de que hay cientos de miles que lo logran, en diferente medida.

Nos han enseñado tantas cosas falsas, ilusionando con tantas mentiras con apariencia de verdad, que combinadas con la desesperación e intranquilidad en lo económico, teniendo ingresos insuficientes para las necesidades diarias; en la salud, sin atención médica y pasando angustias y penas para adquirir medicinas; en la educación, con una falta de preparación y motivación para seguir adelante en los estudios; en el descanso diario, sin vivienda propia; en el retiro para la ancianidad, dependiendo de los hijos; y lo peor, ver que no habrá mejoras en la siguiente generación.

Diciéndonos que existe explotación, tocan al buen corazón proponiendo ideas con apariencia de bondad y preocupación por el prójimo, como lo es establecer un salario mínimo, que imposibilita en cientos de miles de casos, producir bienes a precios competitivos; sin ponernos a pensar, que la primera y única forma de sacar al país de la pobreza es logrando primero que todos tengan trabajo, ¡que todos produzcamos!

Al estar todos trabajando y produciendo, habrá más productos y ello lleva a la segunda etapa, se podrá ir mejorando los salarios por la competitividad y eficiencia de los más aptos, ello obligará a los padres a dar y exigir mejor educación para sus hijos, lo cual motivará la lucha para prepararlos mejor.

Con respecto a los Pactos Colectivos Estatales, opino lo mismo que Roosevelt, como ustedes saben en EE. UU. no hay sindicatos estatales; ¿Será que los ciudadanos gringos son tontos? ¿Será que los trabajadores estatales de EE. UU. no ganan bien? ¿O seremos nosotros, a los que precisamente los gobiernos de los países exitosos nos han dado atole con el dedo, aprovechando nuestra ingenuidad y buen corazón, haciéndonos creer en cosas que ellos no permiten en sus países?

Etiquetas: