Sábado 15 DE Junio DE 2019
Opinión

La Prensa y la Justicia

¿Conflicto o concordia?

Fecha de publicación: 15-07-16
Por: alvaro castellanos howell

Probablemente nunca antes había existido en Guatemala tanta cobertura mediática en materia de justicia. Desde abril de 2015, los medios televisivos y radiales llenan sus programas de noticias y entrevistas con discusiones en materia de casos que se ventilan en tribunales. Las primeras páginas de los medios escritos y electrónicos están dominadas desde entonces por la misma materia.

Casualmente, hace poco vi una película, que me hizo reflexionar sobre la relación entre la prensa y la justicia. La película se titula Eichmann Show, y versa sobre el juicio que llevó a pena de muerte al teniente coronel de la SS nazi, Otto Adolf Eichmann. Entre las muchas cosas interesantes del largometraje, incluido su propio título (¿son un “show” los juicios?), el tema más importante es el rol de la transmisión del proceso judicial completo, por medio de la televisión abierta.

Evidentemente, después de pensar en las posibles razones para que se hubiese hecho ese esfuerzo divulgativo, creo que una de las respuestas principales era atraer la atención del público, pero no precisamente para que se convirtiera en un show, sino para poder divulgar de la manera más amplia posible la verdad que fuera saliendo de ese proceso y sus horripilantes testimonios. Y todo, quizás con un fin primordial: la no repetición de actos criminales.

Sin embargo, este tema de la relación entre prensa y casos judiciales, no siempre es diáfana o sin tensiones. ¿Hay límites en el ejercicio de la labor periodística en materia judicial? ¿Qué alcances debe tener la publicidad en los actos judiciales? Hay países que pueden considerar hasta ilícita cierta cobertura mediática en procesos pendientes de resolverse (por ejemplo, “comptent of Court” o desacato, en algunos países
anglosajones).

El proceso penal y el debate en particular, son públicos, salvo algunas excepciones contempladas en el Artículo 356 del Código Procesal Penal. Salvo entonces una de esas excepciones, un sistema de juicio oral y público con una prensa con acceso restringido sería en sí, una desnaturalización del principio de juicio oral y público. La prensa y el pueblo no pueden tener restricción, salvo, entre otros casos, cuando se afecte directamente el pudor, la vida o la integridad física de alguna de las partes o personas citadas a comparecer al juicio.

Es trabajo fundamental de la prensa, entonces, hacer dignamente esta enorme labor en pro de la justicia.