Jueves 20 DE Junio DE 2019
Opinión

Realidades

La CIA apoyó a Fidel Castro.

 

Fecha de publicación: 14-07-16
Por: mario mérida

La dinámica nacional ha sepultado hechos significativos ocurridos en Europa y Latinoamérica. En América Latina resalta el aproche final del acuerdo de paz entre Colombia y la Guerrilla de las FARC, que insólitamente se realizó en Cuba con el supuesto de apoyo del Papa y de los Estados Unidos, según notas de prensa.

Las relaciones de los EE. UU. con la Isla no fueron sólidas desde Jefferson (1805), pero por intereses geopolíticos durante el gobierno de Dwight D. Eisenhower (enero 1953-enero 1961), la CIA apoyó a Fidel Castro para derrocar a Batista. Tesis deslegitimada inicialmente por provenir de fuentes anónimas: “Díaz Ballart se aprovisionaba de armas y despegaba de territorio estadounidense. El imperialismo se hacía sordo y ciego ante el trasiego y la organización en su territorio. Un periodista estadounidense fue el primero en subir a la Sierra Maestra y abrir el marketing mediático para Fidel Castro”.

La revelación anterior fue confirmada posteriormente por el FBI, en un documento descalificado: (Transcripción 8-32-76): “La primera vez que tiene contacto con Roselli en el (PLUMLEE ) trabajaba para la aerolínea como mecánico y él también utilizaba equipo aerolínea Regina para los vuelos con armas y municiones a Fidel para la revolución en Cuba contra Batista. La Agencia de Inteligencia (CIA) incluyo a –borrado– personas que organizaron el apoyo de la guerrilla en México” (traducción libre. Fidel dio la espalda a su mecenas y aceptó el tutelaje de la Unión Soviética, favoreciendo la instalación de misiles soviéticos en la Isla contra Estados Unidos (octubre de 1962).

El rol cubano fue más allá del simple ejemplo revolucionario e antiimperialista; se constituyó en soporte político-militar de esta lucha, tal como lo consignan las finalidades de la Organización Latinoamericana de Solidaridad (agosto/1967) y los compromisos adquiridos con los grupos armados del continente sustentados en la ideología comunista.

Lo sorprendente, es que, Raúl Castro estrechó la mano de Obama, a la vez de servir de anfitrión a las negociaciones de paz entre el gobierno colombiano y la guerrilla; después de su impulsó al antiyanquismo y armar a los grupos guerrilleros centroamericanos con apoyo de la URSS; como también lo es el compromiso de Obama durante la cumbre de la OTAN en Varsovia (08.07.2016) de enviar tropas para defensa del espacio euroatlántico –Polonia, Estonia, Lituania y Letonia–.