Martes 18 DE Septiembre DE 2018
Opinión

Ole por la Europa inteligente

Gana el “Brexit” y en España el Partido Popular.

 

— Danilo Parrinello
Más noticias que te pueden interesar

El pasado 26 de junio, en España, ganó el Partido Popular. La verdad el que realmente ganó fue Mariano Rajoy, “me siento enormemente orgulloso de este partido… he militado toda mi vida en él… empecé a los 22 años pegando carteles”. “En este partido somos Españoles a mucha honra…”. Con esas sencillas palabras agradecería el Presidente del Gobierno Español la noche del pasado domingo cuando celebraba el apabullante triunfo sobre la izquierda. En definitiva el Partido Popular ha tenido el apoyo de la mayoría de los electores españoles: los sensatos, inteligentes y cultos. Mariano Rajoy, es un político de pura cepa que ha sido “enterrado” muchas veces; sin embargo, el buen criterio de los electores ha prevalecido y ahí está, “resucitado”, dando una lección a los improvisados y particularmente al tipejo ese, de femenina cola de caballo, un tal Pablo Iglesias, que anda besando hombres en la boca en público y a la llamarada de tusas de “Podemos”, partido que ha querido llevar a España al populismo y al Chavismo. Hoy con Maduro del socialismo del siglo XXI, al igual que unos improvisados aquí que quieren hundir a Guatemala en la miseria, como los populistas lo han hecho en Venezuela. Por su parte el tipejo de la coleta y los besos dijo: “Los resultados no son satisfactorios. Es el momento de reflexionar”. Vaya caradura, este gilipollas debiera de aprender de David Cameron del Reino Unido y dimitir de la dirigencia de su incipiente partido, y no ponerse a reflexionar. En seis meses perdió más de un millón de votos, ¿Qué va a reflexionar? Por su parte el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) tuvo el peor resultado en su historia, lo que indica que los españoles han dicho no al populismo y no al socialismo. También han manifestado que quieren estabilidad económica y nada de experimentos.

Por su parte, el 23 de junio, los británicos dijeron adiós a la Unión Europea o mejor dicho al populismo y la burocracia de Bruselas. Los habitantes del Reino Unido se aburrieron de lo “políticamente correcto” y que unos vividores, desde Bruselas, quieran decirles qué hay que hacer y qué no hay que hacer en su vida, tanto en lo económico, en lo social como en lo político. Y como el pueblo británico es un pueblo orgulloso de su historia, y de su forma de vida, por eso hasta para ellos, tan flemáticos, la paciencia tuvo un límite. La victoria de los partidarios del brexit es una inmensa derrota para el proyecto europeo que perdió el “norte”. El Reino Unido había sabido compaginar el proyecto europeo con su identidad nacional, manteniendo su moneda, sus fronteras, su soberanía parlamentaria y su política exterior siendo uno de los países más influyentes y a la vez independientes, sabiendo jugar y ganar tanto en Europa como en el mundo. Es el Reino Unido un país vibrante, rico, dinámico, abierto, cosmopolita e influyente y; sin embargo, sus habitantes se hartaron de ser con Alemania la herramienta para el rescate de los Estados fracasados gracias al estado benefactor y quizá recordaron a sus estadistas Winston Churchill y Margaret Thatcher, y dijeron basta.

Etiquetas: