Viernes 24 DE Enero DE 2020
Opinión

“Brexit”, es posible retroceder

En el primitivo espacio nacional, las cosas no son marcadamente distintas.       

Fecha de publicación: 28-06-16
Por: Renzo Lautaro Rosal

Los cambios no necesariamente significan pasos positivos. El 52 por ciento de los británicos votaron a favor de salirse de la Unión Europea y los vientos de incertidumbre hacen su asomo. Muchos de ellos no tienen idea de las repercusiones de la promesa electoral de su aún Primer Ministro Cameron. Las generaciones de los mayores apostaron por darle la espalda de las nuevas cohortes de ciudadanos. Aunque no se conocen con detalles las razones de semejante decisión, tal parece que pesó la idea de porqué ceder soberanía, recursos y concesiones en favor de la región; si lo que debe importar es fortalecer el espacio nacional. El Tratado de Maastricht (1992), estableció uno de los pilares de la UE, una política exterior y de seguridad común; pero el terrorismo ha hecho mella para fracturar al principal bloque económico y político del mundo, que podría suscitar la amenaza/salida de más países.

Los británicos habilitaron una gran piñata. Al interior del Reino Unido, la libra esterlina se deprecia creando inestabilidad en el mercado bursátil y posible inflación que afectaría el mercado laboral. Fuera de la Isla, personajes tipo Donald Trump, de la derecha extrema que emerge por todos lados (Rodrigo Duterte asumirá el próximo 30 como presidente de Filipinas de la mano de un discurso ultrarradical) se regocijan con el brexit; considerado como victoria de los nacionalismos. Los gobiernos conservadores podrán incrementar sus activos y sacar raja de la globalizada incertidumbre. Los nacionalismos, como Escocia y Cataluña, ven que sus posibilidades ganan espacio; el deseo de independencia de Irlanda cobra nueva vitalidad. El presidente Putin se frota las manos e incrementan sus apetitos de consolidar espacios de dominación y disminuir su dependencia de Europa. No por gusto afianzó sus relaciones con China en su reciente visita a Pekín. Aumenta la inestabilidad en los mercados europeos y asiáticos debido a la volatilidad de las inversiones. Se prevé alza en los precios del oro y una baja general en los precios de los “commodities”. Vaya revuelo.

Eso es lo que sucede cuando se frota la lámpara de Aladino en el momento menos deseable para alterar un mundo ajetreado. De la nada sale el genio que puede ser “bueno” para unos y malo para “otros”. Por mucho que se ha avanzado en la integración europea como modelo a replicar, es posible dar marcha atrás, frenar procesos e inclusive tirar avances por la borda.

En el primitivo espacio nacional, las cosas no son marcadamente distintas. El escenario de remoción de escombros presenta limitantes. Los sectores que se creen dueños de la única vía de control político-institucional-económico no están dispuestos al cambio de coordenadas. Eso de salir en la foto, y menos con las esposas colocadas en sus manos, es una muestra de humillación que se pasó de la raya. No estaba del todo mal poner contra las cuerdas a un grupo de corruptos, pero ampliar el cuadro para incluir a un muestrario de las elites no era parte del manual. Ahora toca el contraataque, desacreditar a los actores responsables de avivar los fuegos, unificar a los afectados, contradecir al colaborador eficaz, generar percepciones para mover el piso a los
ciudadanos dubitativos.

 renzolautaro.rosal@gmail.com