Viernes 21 DE Septiembre DE 2018
Opinión

De patos y escopetas

Quieren justicia a la antigüita, jueces comprados, y un MP que ocultaba pruebas.

— Miguel Ángel Sandoval
Más noticias que te pueden interesar

Ahora los saqueadores del Estado a mansalva y organizados en gavillas, piden trato justo, Estado de Derecho, garantías procesales, pruebas concretas, y truenan irritados por la injusticia que se comete en su contra. ¡La banda grita: somos inocentes!  No caen en la cuenta que las pruebas que hay en contra de sus actividades más que ilícitas son demoledoras.

Hay miles de llamadas telefónicas interceptadas, cientos o miles de mails, documentos interceptados por cajas, un montón de computadoras, documentos fiscales, transacciones bancarias, caletas encontradas y por supuesto, chalets, fincas, vehículos, caballos pura sangre,  varios de los detenidos han dado declaraciones amplias y categóricas, como el delincuente confeso Monzón. No hay pues violación a las normas elementales de la investigación criminal.

Pero el tema es que los señores de cuello blanco exigen ahora garantías de todo tipo, que se les trate con honorabilidad y ello solo significa que no quieren ser investigados, que no quieren hacerse responsables de sus delitos, que quieren justicia a la antigüita con jueces y magistrados presionados, y por supuesto, un MP que ocultaba pruebas, daba cuenta a sus amigos de los procesos en marcha, etcétera. Pero como sabemos eso terminó desde abril del año pasado.

Los diputados piden que cese el acoso político, los abogados demandan todos los expedientes pues eso es garantía del debido proceso. En pocas palabras, quieren confundir a la justicia y sobre todo, a la ciudadanía. Quieren impunidad a pesar de todas las pruebas que ya existen y que son públicas. Eso se denomina cinismo o la vieja y conocida sentencia: son los patos queriendo tirar a las escopetas. Delincuentes de cuello blanco apelando al respeto de su nombre.

Inventan campañas en contra el MP y su figura emblema, en contra de CICIG y el comisionado, que aprovecho para insistir en el apoyo ciudadano que tienen, mientras los presos del secuestro del Estado se mantienen en churrascos, jugando fut, o asambleas permanentes en instalaciones del Mariscal Zavala. Todo para intentar frenar el proceso judicial por corrupción, que debe culminar con condenas severas y ejemplares, que esperamos impacientes.

Etiquetas: