Domingo 16 DE Diciembre DE 2018
Opinión

La plaza vacía

No es nomás de soplar y hacer botellas.

— Danilo Parrinello
Más noticias que te pueden interesar

Así de la noche a la mañana aparecieron unos grupúsculos socialistoides que se creen representantes de la sociedad civil guatemalteca (ni curas ni militares) y pretensiosamente quisieron apropiarse de “la plaza”, pero el tiro les salió por la culata. “La plaza” ese espontáneo y popular movimiento que sin bandera política surgió del pueblo el año pasado, que se manifestaba en la Plaza de la Constitución frente al Palacio Nacional, en ambiente de verbena, y que sirvió para amalgamar a los guatemaltecos en contra de los grotescos gobernantes y sus adláteres, cuando gracias a las denuncias de la prensa sobre todo elPeriódico, la CICIG, y el MP, los sacó del poder.

Estos grupúsculos son: el Comité de Desarrollo Campesino (Codeca), socialistas, promotores de conexiones ilegales de electricidad, y robo de la misma, por ello se les ha acusado por estafa y promoción a la violencia.

El Grupo Semilla, promovido por Edelberto Torres-Rivas, miembro del Partido Guatemalteco del Trabajo (PGT), (partido comunista), y Juan Alberto Fuentes Knight, exministro de Finanzas y cómplice en el gobierno de Álvaro Colom y Sandra Torres.

El Centro de Acción Legal Ambiental y Social de Guatemala (Calas), de Yuri Melini y Rafael Maldonado, financiados por los europeos, por ejemplo Q19 millones donados por Noruega.

El Comité de Unidad Campesina (CUC) grupo marxista, dirigido por Daniel Pascual, gente que apoyó a la guerrilla durante el conflicto armado interno.

A los anteriores habría que agregar un trabalenguas de siglas y etiquetas, cada quien creyéndose el ungido para rescatar “la plaza”, pero resultó que a todos estos grupúsculos, el pueblo no les respondió. De todas las manifestaciones ante el Palacio Nacional, de un año a estas fechas, la del sábado pasado fue de las más raquíticas, la que pasó más inadvertida y que no sedujo al pueblo. Los optimistas dicen que deben haber asistido unas ochocientas personas. Eso sí, sus voceros oficiosos publicaron fotos desde ángulos apropiados para hacer ver que habían “muchos” pero era evidente en esas mismas fotos el fracaso de la convocatoria de los organizadores. Fue tal el fiasco que llegaron al descaro de publicar fotografías viejas para engañar a quienes no asistieron. Como el año pasado “la plaza” era auténtica y no había largos queriéndose apropiar de ella, la repuesta para asistir fue masiva, en esta ocasión al saberse que estos grupitos pretenden fundar sus partidos políticos, el rechazo fue monumental. Así pues no pasaron la prueba de fuego y el 11/06/16 fue un fracaso. Estos señores, unos exguerrilleros y otros “políticos de café y pastelitos”, creyeron que sería fácil hacerse del movimiento de “la plaza” pero resulta que no, “que no es nomás de soplar y hacer botellas”. Deben entender que su ideología trasnochada no da confianza, si no lo entienden, la plaza vacía debe enseñarles que ya no logran engañar. A las elegantes señoras que les parecía cool ir a pedir la renuncia de Baldetti ahora no entendieron a qué irían, y “no fuera ser que lloviera” y a los jóvenes menos, no les sedujo el semillero. Con todo y eso hay que estar atentos.

Etiquetas: