Miércoles 19 DE Septiembre DE 2018
Opinión

Cuenta regresiva en Venezuela

Más noticias que te pueden interesar

Ha trascendido que el Consejo Nacional Electoral (CNE) de Venezuela, controlado por el chavismo, después de 38 días de demora injustificada, ha validado 1.3 millones de firmas de las casi dos millones de firmas que presentó la oposición política para promover el referendo revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro, aunque el número necesario de firmas era solo 195 mil 321.

Se espera que próximamente el CNE anuncie los lugares donde los solicitantes deberán reafirmar con su huella que las firmas les pertenecen. Posteriormente, el CNE deberá entregar otro formulario para que la oposición política reúna el 20 por ciento del padrón electoral y solicite la convocatoria al referendo revocatorio.

La Constitución Bolivariana de Venezuela contempla el referendo revocatorio para dar por terminados los períodos y funciones de los funcionarios electos. Concretamente dicha Constitución dispone que todos los cargos y magistraturas de elección popular son revocables, y que transcurrida la mitad del período para el cual fue elegido el funcionario, un número no menor del 20 por ciento de los electores inscritos en la correspondiente circunscripción, podrá solicitar la convocatoria de un referendo (consulta popular) para revocar su mandato. Asimismo, establece que cuando igual o mayor número de electores que los que eligieron al funcionario, hubieren votado a favor de la revocatoria, siempre que haya concurrido al referendo un número de electores igual o superior al 25 por ciento de los electores inscritos, se considerará revocado su mandato.

El “tortuguismo” del CNE es una manera de ganar tiempo, para que el referendo revocatorio se lleve a cabo después de la primera quincena de enero de 2017, aunque Maduro quede separado del cargo, al Vicepresidente de este le correspondería terminar el período presidencial y que no se celebren elecciones presidenciales anticipadas, lo que supondría esperar hasta diciembre de 2018 para relevar al chavismo del poder. Esto permitiría el pernicioso e insoportable continuismo chavista.

La situación económica y social de la sociedad venezolana ha llegado a niveles desastrosos. Se anticipa que este año el PIB caerá un ocho por ciento y que la inflación será 700 por ciento. A esto hay que agregar una violencia urbana incontrolable, la escasez de alimentos y medicinas, el desabastecimiento de productos básicos, la falta de agua provocada por la sequía y la crisis energética, que ha obligado al Gobierno a que los 2.8 millones de burócratas trabajen solo dos días a la semana, en horarios restringidos, para ahorrar energía.

Etiquetas: