Jueves 13 DE Diciembre DE 2018
Opinión

Sustitución del PGN

— EDITORIAL
Más noticias que te pueden interesar

A raíz de la renuncia irrevocable presentada por la doctora María Eugenia Villagrán De León al cargo de Procuradora General de la Nación (PGN), el presidente de la República, Jimmy Morales, nombró a la licenciada Gladys Annabella Morfín Mansilla en su sustitución.

Por cierto, la renuncia de la doctora Villagrán De León fue sorpresiva, sobre todo considerando que esta había venido desempeñando el cargo a la altura de las circunstancias, tanto así que durante su gestión como Procuradora General de la Nación se evidenciaron y denunciaron los lesivos pactos colectivos de trabajo en el sector público, se dictaminó y denunció en contra de las transferencias de fondos públicos para el Transurbano, se dictaminó e impugnó el contrato de usufructo oneroso celebrado entre la Empresa Portuaria Quetzal (EPQ) y Terminal de Contenedores Quetzal, S.A. (TCQ), así como se dictaminó y denunció contra otros contratos de usufructo oneroso, entre otras cosas relevantes. Sin duda, un excelente trabajo inconcluso que habrá que continuar con esmero.

El prestigio de la abogada Morfín Mansilla es incuestionable, por lo que el nombramiento de parte del presidente Morales es acertado. Por cierto, Morfín Mansilla se desempeñó anteriormente como Ministra de Trabajo y Previsión Social y fue fundadora del Centro para la Defensa de la Constitución (Cedecon) y ha ocupado la Presidencia de esta asociación civil.

La abogada Morfín Mansilla no pertenece al partido oficial (FCN-Nación) ni a otro partido político, por lo que se percibe entre la opinión pública que su nombramiento obedece a merecimientos personales y profesionales, extremo que es muy satisfactorio, porque se da pleno cumplimiento a lo que ordena el Artículo 113 de la Constitución.

En nuestra opinión, el cargo de PGN no debe ser visto como una plaza política, sino como lo que es, un puesto de carácter técnico al que la Constitución atribuye, además de ejercer la representación del Estado, la función de asesoría y consultoría de los órganos y entidades estatales. Sin duda, entonces, el nombramiento de Morfín Mansilla como PGN se produce como debe ser; y, asimismo, sienta otro sano y valioso precedente institucional.

No nos queda más que despedir a la doctora Villagrán De León con un justo reconocimiento por su gestión y dar la bienvenida a la abogada Morfín Mansilla, a quien deseamos muchos éxitos en función del fortalecimiento institucional en Guatemala.

Etiquetas: