Sábado 17 DE Noviembre DE 2018
Opinión

El estigma de las generalizaciones

Terminan siendo acusaciones solapadas.

— mario mérida
Más noticias que te pueden interesar

El análisis imparcial de eventos que involucran a personas del sector militar, legislativo, judicial, indígena, empresarial, político, etcétera; es útil para producir opiniones ecuánimes, pero generalmente no sucede, como se muestra en los siguientes ejemplos.

Recientemente sucedió un hecho delictivo en un Instituto cívico militar –aún bajo investigación–. Varias personas poco informadas suponen que estos son frecuentes y exigieron su clausura. Esto no ocurre con otros casos, como el bautizado a estudiantes –especialmente a las damas– de medicina de la Usac; poco cuestionado públicamente. Ninguna(o) demandó en las redes sociales o medios de comunicación el cierre de esa Facultad. ¿Descalificamos a todos los estudiantes Sancarlistas, por estas acciones de los futuros médicos?… No

Por otro lado un grupo de legisladores profirieron supuestos agravios contra la gobernadora de Cobán. ¿Es razón suficiente para acusar a todos los diputados de racismo y discriminación?… tampoco. Igualmente se conocieron algunas irregularidades cometidas por jueces y magistrados. ¿Es válido generalizar y señalar de corruptos(as) a todos(as) las abogadas(os) por su actuar doloso? Se pueden hacer señalamientos hacia los pueblos indígenas, porque dos de los implicados tienen apellidos relacionados con algunas de las naciones Mayas y en consecuencia conjeturar que todos los profesionales indígenas actúan igualmente… No. ¿Esta es razón para inhabilitar a todos los profesionales egresados de la Facultad de Derecho de la Usac, e instar a la CICIG a reiniciar la investigación de los llamados jueces de la impunidad denunciados por Francisco Dall’Anese? o aceptar que este también cayó en delaciones perversas.

También es público que algunos empresarios buscan atajos ilegales para evadir la burocracia aduanera, empero ¿Son todos los empresarios deshonestos? Asimismo hemos conocido por los medios los nombres de ciertos diputados traficantes de plazas, ¿Podemos aventurarnos a satanizar a todos los dignatarios de la nación por esta nueva forma de esclavitud?

Las generalizaciones terminan siendo acusaciones solapadas, cuando sin mayor conjetura (presunción fundada en probabilidades) o especulación (proceso de meditación o raciocinio) se hacen públicas, cuestionando la presunción de inocencia; lo cual causa daños irreparables al prestigio de las personas y sus familias.

Etiquetas: