Martes 16 DE Julio DE 2019
Opinión

¿Cómo identificar a un comunista?

“Todos somos ignorantes. Lo que pasa es que ignoramos diferentes cosas” A. Einstein.

Fecha de publicación: 13-05-16
Por: J. Rodolfo Neutze A.

Todos los guatemaltecos tenemos derecho a una opinión y aunque no estemos de acuerdo con la del vecino, debiéramos luchar a muerte porque ese privilegio lo mantengamos por siempre. Desafortunadamente hemos cosechado durante décadas una filosofía tipo “calladito te ves más bonito” que nos hace mucho daño. Hay de aquel que con ciega locura su opinión pretenda dar, puesto que inmediatamente caerán sobre él cientos de argumentos y críticas personales, pero nunca debate o ideas diferentes. Esta ha sido y tristemente sigue siendo la verdadera razón de nuestra desigualdad. Nuestras elites académicas, políticas, empresariales, etcétera, hemos preferido criticar a las personas y no las ideas, y por eso dejamos que la picardía tomara control de los destinos del país.

Traigo a colación este tema porque llenos de ignorancia y sin pretender ser dueños de la verdad, habemos algunos guatemaltecos que emitimos opinión a través de contribuciones escritas y firmadas con nuestro nombre que buscan generar debate de ideas pero terminan en linchamientos de nuestra personalidad por gente muy ignorante y que presume de no serlo, de ambos lados del espectro ideológico.

Tuve oportunidad hace unas semanas de compartir con un viejo amigo al que tenía años de no ver. Dentro de la conversación salió el tema que un conocido en común le había dicho que yo escribía como comunista. Al principio me dio risa porque en este ejercicio de opinar ya he sido llamado burgués, explotador, corrupto, etcétera, y comunista me faltaba. Luego me preocupé porque en las críticas anteriores he tenido la oportunidad de rebatir porque la gente me lo ha dicho directo. Lo malo es cuando a uno lo critican por la espalda sin tener las agallas de hacerlo de frente. Allí se pierde la oportunidad de avanzar ideas, solo
prevalece la crítica.

En lo personal yo creo que el derecho universal a la propiedad es fundamental para que todo individuo pueda ser libre y exitoso. No existe un mecanismo eficiente de repartir riqueza, más que el que permite libremente competir y luchar por ella, y por sobre todo no a costa de alguien más. Pero también sé que nadie puede desarrollarse libremente mientras existan barreras discriminatorias como un acceso diferente a la educación, y que no todos los niños tengan por lo menos similares oportunidades. El mejor ejemplo lo vi recientemente caminando enfrente de un call center, esta industria maravillosa que ha permitido que parte de esa enorme juventud que tiene Guatemala encuentre una oportunidad de tener un empleo bien remunerado y que las empresas se peleen a los mejor preparados. Pues en la puerta del call center vi a dos jóvenes de similar edad, uno saliendo de trabajar y el otro revisándole la mochila. Dos guatemaltecos privilegiados, por tener empleo, pero entre ellos un abismo inmenso en sus oportunidades futuras simplemente porque uno tuvo acceso a educación y el otro no. Creo que esta realidad merece debate y discusión de parte de todos para lograr que haya más niños que puedan algún día trabajar exitosamente. Pero si solo vamos a criticar al que elogia a los call centers llamándolo explotador o comunista por hablar sobre la diferencia entre guardia y operario, nunca vamos a ser parte de la deseada solución.