Domingo 24 DE Marzo DE 2019
Opinión

El gobierno perdió el examen trimestral

Todavía hay tiempo para graduarse con honores.

 

— mario mérida
Más noticias que te pueden interesar

Cotidianamente oímos en los medios de comunicación especulaciones, conjeturas, percepciones o simples catarsis de analistas y ciudadanos, que perfilan un país en crisis. Algunos de estos vaticinan, que sí el Gobierno acumula más señalamientos de ineficiencia, perderá el semestre y sí esto sucede será expulsado.

La semana pasada Prensa Libre publicó una encuesta del desempeño del Gobierno. Los datos son preocupantes, tanto más, sí las percepciones recolectadas no están influenciadas por los medios de comunicación. Los resultados de Facebook fueron: mala 53 por ciento, buena 25 por ciento, regular 22 por ciento. Twitter mala 62 por ciento, buena 12 por ciento, regular 26 por ciento. Para los lectores de este medio fue: mala 55 por ciento, buena 19 por ciento y regular 26 por ciento. Estos resultados son lapidarios para algunos, personalmente no lo creo. Y ello no tiene relación con “el beneficio de la duda”, que graciosamente se le concede a cada Gobierno. Cualquier funcionario electo, o nombrado debe ser eficiente desde el primer día.

Algunas de las siguientes circunstancias probablemente han causado en la ciudadanía activa la percepción del fracaso tempranero. El equipo del Presidente. Posiblemente tenía una lista de conocidos con las competencias requeridas, para cada Ministerio pero, sin experiencia en el servicio público. El Gabinete. Es variopinto, desde afuera se aprecian parcelas representativas de diferentes sectores de poder e interés. Programa. No se conoce un plan específico… antes escuchamos del Baktún. Inseguridad. Las respuestas acerca de la reducción de la violencia y criminalidad no convencen. Salud. Se percibe la crisis hospitalaria, pero se invierten Q6 millones 557 mil 120, en vacunas para perros. Diplomacia. El Presidente terminó alineado a sectores enfrentados con actores diplomáticos.

Un instructor de sobrevivencia recomendaba ante la incertidumbre: Si está perdido o temporalmente desorientado, deténgase, localice su posición en el terreno y analice por qué no va en la dirección correcta. Este consejo es políticamente válido. Los ciudadanos aún no llegan al desengaño, pero si no se corrige el rumbo, arribará la frustración. Cualquier colectivo frustrado es altamente volátil, sobre todo en un contexto atomizado por denuncias de corrupción pasadas y presentes, asociadas a funcionarios de los tres organismos de Estado. ¡Todavía hay tiempo para graduarse con honores!

Etiquetas: