Sábado 20 DE Abril DE 2019
Opinión

Caos presidencial (Parte II)

Vieja política, corregida y aumentada, que debe tumbarse nuevamente.

— Franco Martínez Mont

El latrocinio de JM ahora está más enfocado en adueñarse de plazas y comisiones por obra pública, su gobierno está desfinanciado (endeudamiento de Q134 millardos, colocación de bonos por Q10 millardos, y con una idílica meta de recaudación de Q54 millardos), sus políticas consolidando la histórica evasión fiscal de los grandes grupos de capital (La Línea robó Q631 millones al pueblo), no se avizora una pizca de voluntad para la reforma fiscal (irrisorias regalías de la industria extractiva).

Por ello, es imperativo reformar/aprobar la Ley Orgánica de la SAT, Ley de Competencia, Ley Orgánica del Banguat, Ley de Bancos y Grupos Financieros, Ley de Secreto Bancario, y Ley de Lavado de Dinero u otros activos.

Gobernar por resultados ha sido difícil para JM (no sabe y no puede), pues existe una agudización de tres problemáticas: a) crisis del sistema de salud (desmantelamiento de red hospitalaria, medicamentos sobrevalorados, falta de insumos, pactos colectivos lesivos, salarios atrasados, precariedad en atención a salud primaria y desnutrición crónica creciente); b) colapso del sistema educativo (caída en tasas de matriculación y finalización de primaria, proyectos de arrastre en infraestructura, sindicato tradicional politizado, deficiente profesionalización docente, alimentación y textos escolares insuficientes); y c) seguridad cooptada (remilitarización e implementación de políticas contrainsurgentes, corrupción e impunidad en el sistema penitenciario, incremento de femicidios y de otros hechos delictivos para justificar la pena de muerte, y bajas incautaciones de drogas), cuestiones que no se han constituido en prioridades, y donde la ciudadanía no tiene voz ni voto.

En términos geopolíticos, JM cuenta con un margen de maniobra reducido respecto de los intereses supranacionales (Estados Unidos y organismos internacionales): 1) la continuidad/prórroga de CICIG; 2) la readecuación de planes y presupuestos para el Plan de la Prosperidad (alineación del Katún 2032, el Congreso debe aprobar la contrapartida de US$875 millones); 3) las penalizaciones y asunción de compromisos en el marco del DR-CAFTA (capítulo laboral, propiedad intelectual y medioambiental) y de la COP21 sobre cambio climático; y 4) cesión de soberanía y territorio para la seguridad y comercio estadounidense.

P.D. Ante los desmanes del oficialismo y la rapacidad de las élites, y por la dignidad del pueblo, por el agua, la vida y los territorios, tod@s a las plazas a exigir transformaciones.

framont@gmail.com

Etiquetas: