Lunes 24 DE Septiembre DE 2018
Opinión

Asesinato de periodista

— EDITORIAL
Más noticias que te pueden interesar

El viernes pasado, fue asesinado el comunicador Winston Leonardo Cano Túnchez, quien laboraba como locutor en la Radio La Jefa en Escuintla.

Según informaciones de prensa, el comunicador fue ultimado cuando compraba en una tienda ubicada en la 9a. calle y avenida Centroamérica de la zona 3 de Escuintla.

El Artículo 9 de la Declaración de Principios sobre Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos dispone: “9) El asesinato, secuestro, intimidación, amenaza a los comunicadores sociales, así como la destrucción material de los medios de comunicación, viola los derechos fundamentales de las personas y coarta severamente la libertad de expresión. Es deber de los Estados prevenir e investigar estos hechos, sancionar a sus autores y asegurar a las víctimas una reparación adecuada”.

Asimismo, el principio 4 de la Declaración de Chapultepec, adoptada por La Conferencia Hemisférica sobre Libertad de Expresión de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), celebrada en México, D.F., el 11 de marzo de 1994, establece: “El asesinato, el terrorismo, el secuestro, las presiones, la intimidación, la prisión injusta de los periodistas, la destrucción material de los medios de comunicación, la violencia de cualquier tipo y la impunidad de los agresores, coartan severamente la libertad de expresión y de prensa. Estos actos deben ser investigados con prontitud y sancionados con severidad”.

Los asesinatos de periodistas son cobardes ataques contra el ejercicio de la libertad de expresión de ideas en nuestro país, la cual está reconocida y garantizada a todos los habitantes del territorio nacional por la Constitución y los tratados y convenciones internacionales ratificados por Guatemala (Declaración Universal de DD. HH., Convención Americana sobre DD. HH., etcétera).

Asimismo, los Artículos 2 y 3 de la Constitución establecen que es deber del Estado de Guatemala garantizar a los habitantes del territorio nacional la vida, integridad y seguridad de las personas, obligación que, evidentemente, dista mucho de cumplir a cabalidad.

Por tanto, exigimos, en forma enérgica, al presidente Jimmy Morales que, conjuntamente con el Ministerio Público y los tribunales de justicia, cumpla con investigar el asesinato del comunicador Winston Leonardo Cano Túnchez con celeridad y prontitud, a fin de que los autores intelectuales y materiales, así como los cómplices y encubridores de dicho hecho de sangre sean detenidos, juzgados y severamente castigados, así como los crímenes contra periodistas y comunicadores que siguen sin esclarecerse.

Etiquetas: