Martes 25 DE Septiembre DE 2018
Opinión

Clase media: muro contra el populismo

La clase media es la que siempre dice hasta aquí.

 

— MARIO FUENTES DESTARAC
Más noticias que te pueden interesar

La clase media es la capa poblacional constituida por profesionales, técnicos, estudiantes universitarios, maestros, trabajadores calificados y pequeños y medianos empresarios, cuyo nivel económico o social no es alto ni bajo sino medio. La clase media vive de su emprendimiento propio o de su trabajo; y, asimismo, es el segmento poblacional que más consume en el país, que ahorra en los bancos del sistema, que paga la mayor cantidad de impuestos y que promueve el debate intelectual, cultural y político.

El ensanchamiento y fortalecimiento de la clase media es la mayor garantía de gobernabilidad en una sociedad, porque con ello se dinamiza la economía, se afianza el sentido de pertenencia, la interacción social, la justicia del respeto y la comunidad de ciudadanos, así como se alientan las aspiraciones, las iniciativas y los desafíos. Por el contrario, la reducción y erosión de la clase media es traumático para una sociedad, porque la dinámica socioeconómica se ve afectada negativamente, se genera inestabilidad política y se alimenta la desconfianza, el desorden y la violencia.

La clase media tiene conciencia política y protesta contra la mala calidad de los servicios públicos, especialmente en los ámbitos de la justicia, la seguridad, la salud, el transporte y la educación, así como contra el despilfarro de los recursos estatales y contra la corrupción en el sector público. Por consiguiente, la clase media, que, en gran medida, financia al Estado, a través de impuestos progresivos, es la que demanda mejor calidad del gasto público, el fortalecimiento de la democracia institucional, la reforma del sistema político, la protección de la competencia y la garantía de igualdad de oportunidades. Los “clasemedieros” hacen gala de autonomía personal y asumen la responsabilidad de su propia vida. Por consiguiente, rechazan la dependencia, el asistencialismo y el clientelismo político; y, por ende, son efectivamente el muro de contención contra el populismo autoritario, despilfarrador, abusivo, sustentado en el odio, el divisionismo y el círculo vicioso de la pobreza.

La clase media es la que siempre dice hasta aquí después que los regímenes populistas autoritarios (generalmente encumbrados sobre los hombros de masas incautas y desmemoriadas) han destruido la economía, socavado la institucionalidad democrática y defraudado la confianza ciudadana. Por tanto, la clase media, impertérrita, se ha venido oponiendo a los déspotas y ha buscado afanosamente expulsarlos del poder público por la vía institucional. Los recientes casos de Argentina, Venezuela y Brasil son elocuentes en ese sentido.

En Guatemala, los populistas si bien han alcanzado el poder político, no han conseguido perpetuarse en el mismo, gracias a la conciencia política de la clase media, que se ha manifestado contundentemente a través del voto en contra. Esto ha permitido la posterior implementación de un oportuno y pertinente control de daños.

Sin embargo, los populistas siempre están al acecho, prometiendo el oro y el moro, así como polarizando y sembrando odio y rencor, por lo que una y otra vez tratan de asaltar el poder por la vía de los votos o por la vía de apoderarse de instituciones o entidades estatales que les garanticen autoridad, acceso a ilimitadas fuentes de recursos, así como estar en capacidad de concentrar el ejercicio del poder y atemorizar a sus enemigos, críticos y adversarios, haciendo valer el “derecho penal del enemigo”, que es una suerte de “terror de Estado”.

Jamás debe olvidarse que los principales objetivos del populismo autoritario son destruir instituciones y recrear el círculo vicioso de la pobreza, extremo que se evidencia con las palabras del ex ministro del Poder Popular para la Educación de Venezuela, Héctor Rodríguez Castro, de extracción chavista: “No es que vamos a sacar a la gente de la pobreza para llevarlas a la clase media y que pretendan ser escuálidos (opositores)”.

Etiquetas: