Viernes 22 DE Marzo DE 2019
Opinión

De rodillas…

(Solo para pedirle y agradecerle a Dios es la única razón para ello, y no es aceptable que sea ante el crimen organizado y las mafias de poder…)

— Carlos A. Rodas Minondo
Más noticias que te pueden interesar

De rodillas, está gran parte de personas que dirigen sus negocios, muchos de ellos pequeños y que les ha costado levantar a base de trabajo y esfuerzo. Las maras y grupos de mafia, producto de negocios ilícitos y que forman parte del crimen organizado, mantienen en zozobra a gran parte de la población económicamente activa, desde microempresarios y negocios medianos con extorsiones y obligándolos a pagar un fee mensual condicionado a amenazas de muerte al núcleo familiar.

Esta situación es de conocimiento general desde hace buen rato, y nos preguntamos ¿Qué está haciendo la “Autoridad” al respecto? ¿Es un tema muy complejo, complicado y costoso para combatir? o ¿Es muy comprometido con intereses comunes de los grupos de poder dentro del Estado? Es indignante y una vergüenza que la autoridad no actúe en la protección de sus habitantes, no es aceptable.

Es importante que en Guatemala hagamos conciencia con el objetivo de aportar o participar en la demanda y exigencia al Gobierno de los derechos elementales de cada quien, es obligación del Gobierno velar por la seguridad de su población. Los que de alguna manera podemos influenciar porque formamos parte de la sociedad económicamente activa, debemos involucrarnos y hacer valer nuestros derechos. La indiferencia es sinónimo de conformismo y aceptación, es el peor enemigo del cambio, de la iniciativa y de la proactividad. Callar es aceptar, el que calla otorga.

Para los que viven en una esfera de cristal, que se preocupan solo de su propio mundo cómodo e idealista, es necesario que se den cuenta que “allá afuera” existe una verdadera pesadilla de mucha gente víctima de la indiferencia, incapacidad e ineficiencia de las fuerzas de seguridad y de un Estado inoperante, incapaz, ineficiente, y en un largo proceso de putrefacción permanente.

Alguien se preguntará; y ¿por qué me debe interesar? A mí que me importa. Simple y sencillamente toda persona que tiene intereses económicos y aspectos relacionados en Guatemala, no puede ser indiferente a la problemática política y socioeconómica del país, ya que en un eventual conflicto social de grandes magnitudes sus intereses se verán seriamente afectados.

Hacemos un llamado al nuevo gobierno de Jimmy Morales, que se empieza a gastar el beneficio de la duda, que le ha otorgado el pueblo de Guatemala. ¿Quisiéramos saber en qué anda? ¿Qué se está fumando? porque plan no se ve, no vemos acciones, no vemos que se pronuncie ante los recientes acontecimientos terroristas que mencionamos, robos, muertes y todo lo que hoy en Guatemala es tan común como el guaro en las fiestas. Es imperativo que se tomen medidas y se implemente un plan estratégico de inteligencia militar. El Ejército debe salir a las calles y sacar del pelo a todos esas células de poder del crimen organizado conformado por las maras y sus cabecillas. Ya se sabe dónde están, quiénes son y todo lo necesario.

Hay que empezar a desarrollar un plan que fundamentalmente ataque la pobreza, minimizándola continuamente a través del fortalecimiento del Estado de Derecho, de la institucionalidad y del sistema jurídico a través de los poderes del Estado. El buen manejo de los recursos del Estado, incentivando la inversión que generen oportunidades de trabajo y la priorización de la inversión en las necesidades del país.

Las finanzas del país seguramente estarán en trapos de cucaracha, luego del azote de tantas tormentas, terminando con la peor de la historia superando la categoría 5 la llamada “Naranja Mecánica”. Sin embargo, si los recursos de la recaudación actual estuvieran bien dirigidos, sin ostentosidad y despilfarro, sino más bien con austeridad se podría ir saliendo poco a poco del “hoyo negro” en que estamos.

Creo que es el “último llamado” en un buen momento aún, para que el beneficio de la duda al Gobierno de Jimmy no se termine de gastar. Lo hablamos hace un par de meses y lo seguiremos hablando. La primera impresión está dejando mucho que desear…

Etiquetas: