Martes 25 DE Junio DE 2019
Opinión

Objetivos del terror

Hay que evidenciar a los causantes de esta nueva ola de terror.

Fecha de publicación: 17-03-16
Por: Miguel Ángel Albizures

Guatemala está siendo sacudida por una nueva ola de violencia que no es la acostumbrada limpieza social en la que participan elementos de las fuerzas de seguridad, ni es la disputa de territorio entre pandillas, atrás de ella hay objetivos concretos que pretenden alcanzar los sectores fascistas que poco o nada les importa la vida humana con tal de crear terror en la población y obligar a quienes compete, el establecimiento de políticas represivas que pueden justificar diciendo que “el clamor popular” las exige.

Se puede pensar que atrás de todo, están quienes pagaron la campaña que llevó al poder a Jimmy Morales y que por las constantes denuncias en los medios de comunicación, del negro historial de quienes querían, y él quería ubicar en puestos claves, se quedaron en la banca en espera de que les cumpliera las promesas. Pero el que espera, desespera dice el refrán popular, y esa desesperación les lleva a utilizar el terror como forma de presión para obligar a una mayor militarización del Estado y la sociedad.

No es casual, la utilización de bombas que han hecho estallar mediante un teléfono celular en los buses o microbuses que prestan servicio público, así como el aparecimiento de cuerpos descuartizados, pues a la par de ello, aumenta el clamor por la pena de muerte para responder, según ellos, con violencia, a la violencia, como única solución a lo que la misma sociedad y el Estado corrupto han engendrado. Tal como lo señalan los investigadores del Ministerio Público “detrás de la mano que activa las bombas, podría haber otros actores que buscan sembrar terror en la población”.

Por otro lado, no les ha sonado la flauta con las peticiones de amnistía para los criminales que fueron condenados por crímenes de lesa humanidad, y el juicio por genocidio se ha reiniciado pese a las maniobras que los abogados de gánsteres han implementado día tras día. Esto los mantiene desesperados, pues quienes se ensangrentaron las manos, piensan que les puede llegar su turno, y por eso, a la par de todo, han implementado campañas que fomentan el odio y la confrontación contra los defensores y defensoras de derechos humanos, metiendo en la mente de la población que defienden delincuentes.

Quienes provocan el terror, quieren copar las instituciones y claman por una estrepitosa vuelta al pasado instaurando los tribunales de fuero especial en donde militares y jueces sin rostro, manden al patíbulo a cientos de ciudadanos, sean o no culpables de delito. Y por supuesto también, a los luchadores por una democracia plena y defensores de derechos humanos que ellos llaman comunistas o terroristas. Hay que evidenciar a los causantes de esta nueva ola de terror y a los culpables de las campañas de odio contra defensores y luchadores sociales.