Domingo 23 DE Septiembre DE 2018
Opinión

La CC un escenario más de lucha ideológica

Es importante que prevalezca la ética.

— mario mérida
Más noticias que te pueden interesar

La sórdida lucha para influir en la elección de los integrantes de la Corte de Constitucionalidad (CC), no fue para optimizar su desarrollo institucional, mejorar su función o promover fallos apegados a derecho, sino tener un organismo que resuelva de acuerdo a intereses económicos, políticos e ideológicos.

Quienes desean mantener el control monopólico de algunos organismos estatales como la CC, a la cual no pueden acceder electoralmente, principiaron por deslegitimar a quienes representaban un obstáculo y a ensalzar a sus pares; antes, durante y después de la designación de magistrados.

Un ejemplo basta, un distinguido profesional del derecho no llegó porque ciertos grupos supusieron que favorecería los casos de militares, en su lugar fue designada la licenciada Ochoa Escribá, que tampoco les agradó por ser evangélica. Si, se requiriera la indulgencia del papa, hubiera quedado fuera, pero felizmente, fue salvada por la CICIG.

A los fiscalizadores de la pulcritud del proceso y la idoneidad de los candidatos les faltó acuciosidad, para detectar o quizás prefirieron ignorar otras candidaturas con tachas. Por ejemplo, la persona que votó a favor de la reelección de los diputados y otro que supuestamente hace: “… como suyas ideas, teorías y doctrinas de reconocidos juristas españoles, por lo que no es idóneo para ocupar un cargo en la Corte de Constitucionalidad” según la nota periodística. Afortunadamente se libró con esta justificación: “Mi obra tiene 25 años de estarse publicando en nuestro país y no había recibido nunca una queja” (www.soy502.com).

El funcionamiento de la CC será indiscutible, siempre que las decisiones de sus integrantes no estén alineadas con la coyuntura; sabido que esta se construye a partir del acceso a los medios informativos. Es importante que prevalezca la ética y competencia para evitar resoluciones improcedentes y espurias perjudiciales a su credibilidad. A ninguno escapa que ya existen presiones desveladas y veladas hacia los magistrados (as) recién designados, para sentenciar de acuerdo a determinados propósitos, bajo el argumento que sus resoluciones serán aclamadas por el pueblo y premiadas por la comunidad internacional, aunque sean contrarias al derecho. Las resoluciones condicionadas por el contexto solamente crearan anarquía. A los guatemaltecos, ya no se les engaña fácilmente.

Etiquetas: