Lunes 19 DE Noviembre DE 2018
Opinión

No todos somos iguales

A los soldados legalmente se les prohíbe laborar, como policías privados.

— mario mérida
Más noticias que te pueden interesar

Actualmente existe un debate apoyado con movilizaciones de opinión pública, manifestaciones y presiones, para lograr la paridad entre hombres y mujeres en el Organismo Legislativo. Lo deplorable de esta lucha es, que obvia la discusión sobre la importancia de la representación nacional en ese organismo estatal, que debería incluir también la igualdad étnica y etaria.

Las propuestas acerca de la representatividad étnica son de sentido común, lo complicado es implementarlas. La semana pasada en el programa Debate Nacional / Vea Canal, sugerí, tomar en cuenta a 25 por ciento mujeres de los grupos mayas, garífunas y xincas y 25 por ciento del grupo ladino, como arbitrariamente se designa a quienes no son indígenas.

La vejez es otra forma de diferenciación; ya no quieren la postulación a cargos o empleos públicos de las personas mayores de 60 años de edad –en el sector privado son rechazados–. Este grupo de personas es relegado a nivel nacional.

Hay otra desigualdad originada por el empleo o profesión, como es el caso de los militares (oficiales y soldados), cuya ciudadanía es inhabilitada constitucionalmente mientras prestan servicio. Mencionar a un oficial retirado, para un cargo público o de elección es una blasfemia. De manera malintencionada a los soldados legalmente se les prohíbe laborar, como policías privados al causar baja. Para adquirir ese derecho tienen que transcurrir cinco años después cumplir su servicio. Igual reparo tienen quienes fueron agentes de la PNC. … de qué igualdad hablamos.

La propuesta de participación de mujeres mayas, garífunas, xincas y ladinas, fue lo que más pasiones motivó. Llamaron 11 personas para cuestionar semejante disparate. Solo piense señaló un buen ciudadano, ¿Cuántos intérpretes tendría que contratar el Congreso?, lo único que falta, es que también sean congresistas 25 por ciento hombres mayas, garífunas y xincas;… el Congreso sería una Torre de Babel. Y continúo… a mí no me representa nadie… Los diputados solo aprueban leyes enlatadas. Ojalá existieran comités para proponer diputados, a ver cómo les va.

La representatividad de género, étnica, etaria, ideológica, estamento social, etcétera, debe instituirse en los partidos políticos. Son estos los que “encuadran la opinión, facilitan la cohesión, entre las representaciones individuales y coordinan la acción política” (Burdeau. Citado por López M. Partidos Políticos).

Etiquetas: