Martes 20 DE Noviembre DE 2018
Opinión

Servicio Civil: Adelante con el Censo

— EDITORIAL
Más noticias que te pueden interesar

Para nadie es un secreto el despilfarro en la contratación de personal dentro del sector público: es evidente que existen muchas personas contratadas dentro del sector público que cobran un salario sin dedicar tan solo unas horas a sus supuestas funciones; muchísimas otras personas reciben remuneraciones muy por encima de lo que realmente merecen las responsabilidades que tienen asignadas y sus méritos para el puesto; otros tantos más empleados públicos salen sobrando ya que realizan funciones que ya son cubiertas por alguien más; además, claro está, de todos los costos incrementales que se originan en bonificaciones e incentivos monetarios adicionales al sueldo producto de negociaciones políticas bajo el amparo de los pactos colectivos. Por si fuera poco, otros muchos reciben salarios por debajo de lo que realmente merecerían dado sus perfiles profesionales y responsabilidades. De acuerdo al Índice de Desarrollo Burocrático, promovido por el BID, de un puntaje de 100, el promedio de Guatemala fue de 24, en 2012, siendo uno de los peores países de la región Latinoamericana.

Ante este relajo, ya que no existe otra forma de calificar dicha situación, es imprescindible cuantificar con toda precisión el número, clasificación, perfiles y salarios de todos y cada uno de los empleados públicos de la administración central, gobiernos locales, entidades autónomas y descentralizadas. Incluso, aunque es una iniciativa del Ejecutivo, dicho censo debería también abarcar al Poder Judicial y Legislativo quienes, dicho sea de paso, sufren de los mismos males. El problema de la gestión del recurso humano en el Estado es uno de los principales lastres para el desarrollo del país ya que incide negativamente en la eficiencia y eficacia en la prestación de servicios públicos y consume cuantiosos montos de recursos provenientes de los bolsillos de los contribuyentes. Antes de pensar en vastas reformas del servicio civil, como mínimo hay que saber cuántos empleados públicos hay, de lo contrario ni siquiera se puede saber la dimensión del problema y cómo empezar a ordenar la situación existente. El reciente anuncio del gobierno de realizar un censo de empleados públicos, sin lugar a dudas, es un paso en la dirección correcta para empezar a lidiar con los graves problemas que aquejan al servicio civil en Guatemala.

Etiquetas: