Lunes 12 DE Noviembre DE 2018
Opinión

El ejemplo de Berta Cáceres, siempre vigente

Su asesinato nos indigna enormemente y le recordamos buscando mantener la esperanza.

 

— Rosalinda Hernández Alarcón
Más noticias que te pueden interesar

“Es necesario hacer una acción de solidaridad global, desapegarnos de esa cultura del individualismo… Hay que organizarse y fortalecer las redes, que la gente conozca las realidades, hacer movilizaciones. Mientras tengamos el capitalismo, este planeta no se salva porque es contrario a la vida. Hay que acabar con el capitalismo para salvar el planeta y la vida humana”. Estas palabras las pronunció Berta Cáceres Flores, coordinadora del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH), quien el miércoles fue asesinada.

Su muerte violenta tiene un efecto simbólico, ya que la acción política de Berta como defensora de la naturaleza, de los derechos de los pueblos indígenas y de las mujeres sin duda representa un ejemplo para miles de personas conscientes de la importancia de unificar esfuerzos para concretar transformaciones sociales.

Ella siguió una lucha mediante mecanismos de participación social, asistió a cabildos abiertos y asambleas comunitarias, exigió que los pueblos indígenas fueran consultados cuando existieran propuestas extractivistas en sus territorios, planteó las demandas del pueblo lenca a las autoridades hondureñas, formó parte de alianzas con otros movimientos nacionales e internacionales, presentó denuncias a las entidades mundiales pro derechos humanos. Todas esas acciones entendidas como el legítimo derecho a la resistencia que tienen los pueblos.

A sus 43 años, desconocidos le arrebataron la vida en un ataque artero, a pesar de que la Corte Interamericana de Derechos Humanos le había otorgado medidas cautelares. La Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos y el Movimiento Feminista de Honduras desde 2011 acompañaban a Berta y a su familia por las múltiples amenazas, hostigamiento y campañas de desprestigio que recibía.

En este sentido resuenan las palabras de su hija, Berta Zúñiga Cáceres, quien inculpó a empresarios, al Gobierno, a la Policía y el Ejército por el asesinato de su madre.

Este Día Internacional de las Mujeres encontrará a muchas indignadas por este crimen, entre ellas, guatemaltecas, nicaragüenses, colombianas, mexicanas… quienes tuvimos la oportunidad de conocer su trayectoria y pensamiento.

A esta indignación en Guatemala se suma la expresada por varias organizaciones de mujeres que exigen al Ejecutivo vete la ley para la supuesta conservación del empleo, ya que condena a las trabajadoras de maquila a salarios de hambre, mientras los empresarios continuarán recibiendo grandes beneficios económicos.

Al externar su condena por el asesinato de la reconocida lideresa lenca, también manifiestan su indignación porque las reformas a la ley electoral tienden a cambiar artículos, dejando intactas las reglas que fomentan el transfuguismo, la reelección, así como la exclusión de las mujeres y los pueblos indígenas. Denuncian que la institucionalidad encargada de promover los derechos humanos se ha debilitado de manera significativa y que el Estado ignora las recomendaciones de Naciones Unidas encaminadas a erradicar la pobreza, entre ellas, las específicas para beneficiar a la población femenina y a la niñez.

El próximo martes saldrán miles de mujeres a las calles, fecha en la que la publicación feminista laCuerda estará conmemorando su XVIII aniversario.

Etiquetas: