Martes 18 DE Septiembre DE 2018
Opinión

Honor a quien honor merece

Ciento treinta kilómetros en un mes.  Quinientos kilómetros en cien días.

— Danilo Parrinello
Más noticias que te pueden interesar

Según la Constitución Política de la República de Guatemala, el Ejército es una institución destinada a mantener la independencia, la soberanía y el honor de Guatemala, la integridad del territorio, la paz y la seguridad interior y exterior. No es solo una “máquina” de guerra. Es único e indivisible, esencialmente profesional, apolítico, obediente y no deliberante. Su organización es eminentemente jerárquica y se basa en los principios de disciplina y obediencia. Es el Presidente de la República el Comandante General del Ejército.

No voy a hacer una crónica de lo que ha sido la historia del Ejército desde su fundación, pero sí recordar de lo que he sido testigo durante el último medio siglo. El Ejército, aparte de haber cumplido con su función esencial de responder al mandato constitucional y a las órdenes de sus comandantes, combatió y derrotó en el campo de batalla a todas las facciones terroristas que asolaron al país durante 36 años. Hizo gala el Ejército de Guatemala de su profesionalismo, disciplina y obediencia habiendo librado una guerra antisubversiva, sin alguna ayuda externa, en situaciones precarias en que la capacidad de sus oficiales y soldados así como su valentía lograron salvar a nuestro país de caer en una dictadura comunista como la que se instauró en Cuba. Pues así como combatió a los enemigos de la Patria, sirvió al pueblo en general cuando las catástrofes naturales como el terremoto del 4 de febrero de 1976 dañó profundamente al país y a sus habitantes.

Fue el Ejército la institución que primero estuvo en la reconstrucción del país. Pero no solo durante el terremoto, ha sido ante todas las catástrofes naturales como tormentas, huracanes, inundaciones hasta deslaves, como el del Cambray II en que la institución armada ha servido a la población con prontitud. Ahora hemos visto en el último mes al Ejército cumpliendo las órdenes del presidente Jimmy Morales y se han empeñado en la construcción y reconstrucción de la red vial del país. Ha sido el Cuerpo de Ingenieros del Ejército quien ha iniciado la misión de dar mantenimiento a 8 mil kilómetros de carreteras de terracería en el país. El 21 de enero se desplazó el primer convoy a Champerico. Y el día 28 se completó el despliegue del resto de convoyes a Livingston, Izabal; Jocotán y Camotán, en Chiquimula; La Unión, Zacapa; San Carlos Alzatate, Jalapa, llevando a la fecha más de 130 kilómetros de mantenimiento de carreteras, eso sí trabajando los 30 días del mes de las 6 de la mañana a las 6 de la tarde o hasta donde la luz del sol lo permite. Esto en la capital nadie lo ve, nadie lo comenta pero la población de esos lugares está altamente agradecida con el Cuerpo de Ingenieros. Es por eso que cada día reciben más solicitudes para que sean las unidades del Ejército las que trabajen las carreteras del país. A la par de las unidades del Cuerpo de Ingenieros se desplazan unidades de Asuntos Civiles y Unidades de Seguridad para las comunidades. Vaya con estas líneas mi reconocimiento a nuestro Ejército nacional.

Etiquetas: