Miércoles 14 DE Noviembre DE 2018
Opinión

Diplomacia de actores globales en torno a Siria

Es evidente que en este mundo multipolar la diplomacia de algunos de los actores globales está tomando fuerza y consistencia y en ello estén contribuyendo a diseñar los fundamentos del nuevo orden mundial.

— luis fernando andrade falla
Más noticias que te pueden interesar

Henry Kissinger, eminente académico y estadista estadounidense, profundo y persuasivo estratega y brillante y confiable negociador de situaciones complejas en el ámbito geopolítico de las relaciones internacionales, destacando en el último tercio del siglo pasado, sin dejar de ser controversial, resurge discretamente a sus 92 años proponiendo una salida realista y negociada a la situación en Siria.

Para ello Kissinger publica un artículo el 16 de octubre de 2015 en el diario Wall Street Journal, luego del inicio de la intervención militar rusa en Siria en el mes de septiembre de ese año, al que tituló, Una salida al colapso de Medio Oriente (traducción libre de, Path Out of the Middle East Collapse), en el que traza líneas de conocimiento y comprensión de intereses, de rivalidades, de desafíos y de espacios de negociación entre las partes involucradas, en una región en la que Kissinger tuvo el rol de arquitecto de la negociación delicada que llevó a Egipto y a Jordania a firmar la paz con Israel luego de la famosa guerra del Yom Kipur (del 6 al 25 de octubre de 1973).

Se abrió así una ventana de oportunidad. El presidente de la Federación de Rusia, Vladimir Putin, quien es un actor global ineludible respaldado por unas fuerzas armadas que han demostrado eficacia en Siria y que han cambiado en el terreno la correlación de fuerzas de forma incuestionable a favor del régimen de Bashar al-Asad, sostuvo un diálogo con Henry Kissinger el 3 de febrero pasado a quien los rusos le recuerdan como el artífice y negociador de la política de Détente, es decir de distensión, entre la Unión Soviética y Estados Unidos en 1969. Kissinger es para las autoridades rusas en las actuales circunstancias en Medio Oriente un puente de la más alta credibilidad que se tiende hacia la Casa Blanca para buscar una salida negociada a la situación en Siria.

En América Latina en otro escenario de actores globales su santidad el papa Francisco en un acontecimiento histórico para los cristianos de Occidente y de Oriente se reúne hoy viernes en La Habana en ruta hacia México con el patriarca de la Iglesia Ortodoxa rusa, Kirill, quien se identifica plenamente con el Estado ruso. Ambos líderes religiosos abordarán entre otros asuntos la situación de los cristianos en Siria y la búsqueda de la paz y la reconciliación en esa región.

Por su lado, el presidente de la República Popular de China, Xi Jinping, otro actor global y factor de equilibrio se desplazó del 19 al 23 de enero pasado por Medio Oriente visitando a tres países que son claves en esta región para resolver la situación en Siria: Arabia Saudita, Egipto e Irán. Si bien la rivalidad política y religiosa entre Irán y Arabia Saudita son profundas, tensas y a veces parecieran irreconciliables, el presidente Jinping es de los pocos dirigentes mundiales que puede dialogar sin prejuicios tanto con el Ayatola Alí Kamenei, quien tiene la última palabra en los asuntos del Estado iraní como con el Rey Salman de Arabia Saudita.

La diplomacia China que es relativamente nueva en Medio Oriente enfatiza el diálogo y el desarrollo para lograr la paz y la estabilidad en esa compleja región. El creciente peso económico, financiero y diplomático de China y su disposición constructiva fortalece las iniciativas de negociación ante la situación en Siria.

Por otro lado, la canciller alemana, Angela Merkel, quien pertenece al círculo de los actores globales, visitó esta semana Turquía, que es otro país clave vecino a Siria, presionada y un tanto deteriorada su posición política por la crisis de refugiados sirios en su país y en la Unión Europea. Alemania junto a los otros países miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte, OTAN, tienen quizá el desafío más complejo de contribuir a que Turquía como miembro de esta organización militar converja con confianza hacia soluciones negociadas en que se tomen en cuenta sus intereses nacionales. Una tarea que pone a prueba las capacidades de negociación de los aliados de Turquía a la luz de los hechos de la semana pasada en la provincia de Alepo en la frontera sirio-turca.

Es evidente que en este mundo multipolar la diplomacia de algunos de los actores globales está tomando fuerza y consistencia y en ello quizás Kissinger a su avanzada edad esté contribuyendo a diseñar los fundamentos del nuevo orden mundial.

Etiquetas: