Domingo 23 DE Septiembre DE 2018
Opinión

A la CC abogados limpios

Dice un refrán: entre agujas no se pican…

— Silvia Tejeda
Más noticias que te pueden interesar

¿Cuántos abogados habrá, dentro de los que se postulan como candidatos a ser magistrados de la Corte de Constitucionalidad, que tengan una trayectoria profesional impecable, y que no sirvan a cualquier amo ideológico, religioso, político, corrupto o criminal? Este es el tema en el que los guatemaltecos debemos investigar seriamente y no soltar el hilo de la protesta, si es que, en los próximos días, se comienzan a descubrir los pies de barro y las arganillas de oro, de cualquiera de ellos.

Debemos tomar muy en cuenta, el caso de la sorprendente corrupción y sus US$4 millonucos de fianza, pagada por el magistrado suplente Héctor Trujillo y su juicio por los millonarios escamoteos en los contratos exclusivos y de los fondos de la FIFA. Tal ejemplo, pone en blanco que, hasta en las más altas magistraturas del país, han llegado profesionales corruptos haciendo un papel doblemente deleznable. Así es que para las próximas designaciones de sus integrantes debemos exigir una trayectoria limpia fuera de cualquier contaminación.

Es vital para todos los litigantes y de mucha importancia para los incansables luchadores contra la corrupción, tomar muy en cuenta que, de los dictámenes que de esa Corte se emitan, en el siguiente período, –2016-2020–, dependerá que todos los saqueadores, criminales y corruptos, salgan libres de las cárceles en las que los mantienen las medidas tomadas por jueces valientes, que no son utilizados por ninguna de las camarillas de poder que, hasta abril del 2015, habían controlado, en juzgados y Corte Suprema de Justicia, la impunidad y la injusticia representadas en sus altos porcentajes de venalidad.

No dudemos, que para esas camarillas retomar el control de los más altos cargos en la Corte Suprema de Justicia y en la Corte de Constitucionalidad es su más importante objetivo, y que para lograrlo, sin duda, ya tendrán sus candidatos camaradas navegando con expedientes de acrisoladas cualidades. De lobos con piel de oveja fueron conformadas algunas candidaturas en períodos anteriores, porque la protección para juezas y magistradas señaladas de faltas graves, todavía estamos esperando Justicia imparcial y pronta.

Dice un refrán: “Entre agujas no se pican” y ninguna frase es más oportuna para significar que, entre abogados, la mayoría sabe distinguir quiénes son honestos y honrados, y quiénes solamente lo aparentan, porque viven de la labia y de la farsa.

Quizás la mayoría de miembros del Colegio de Abogados no se ha dado cuenta que asistir a las votaciones para escoger sus representantes para miembros de la Corte de Constitucionalidad es trascendental –próximo martes 2 de marzo, a las 9:00 horas, en el Parque de la Industria–, y que, a como dé lugar, se debería evitar que se politice la elección, como ha resultado en algunas ocasiones. Los encadenamientos al servicio de patrocinadores que compran su impunidad deberían ser combatidos en esa próxima elección. ¡Justicia ya!

Hace algunos días escuché a los abogados Marco Antonio Villeda y María Cristina Fernández, quienes se postulan, independientemente, para ser electos por el Colegio de Abogados como candidatos a obtener una magistratura en la Corte de Constitucionalidad. El primero, como magistrado titular y la segunda como magistrada suplente. Son dos profesionales que por su intachable trayectoria en los tribunales de justicia se consideran suficientemente capaces para desempeñar esos cargos, y quienes los conocemos personalmente damos fe de su intachable profesionalismo. Los abogados decidirán: Seguir avalando encadenamientos dudosos, o votar por nuevas candidaturas que podrían realmente sanear ese sistema que, con favorecer dictámenes erráticos, atrasan tanto la aplicación de la Justicia en Guatemala.

Etiquetas: