Jueves 15 DE Noviembre DE 2018
Opinión

Bonos de castigo

Los diputados quieren forzar al Presidente a plegarse.

— Méndez Vides
Más noticias que te pueden interesar

El inefable Congreso del preso Pérez Molina y del desaparecido Baldizón aprobó a finales del año pasado, a la carrera, de noche, el Presupuesto de egresos de la nación para el 2016. Lo hicieron antes de cumplirse el plazo fatídico de la dictadura de los formalismos, y fue dedicado, porque aprobaron compromisos sin fuente programada de financiamiento para meterle zancadilla al nuevo Presidente, para que iniciara su gestión acudiendo al Congreso a suplicar la reestructuración del mismo. Suena como la clásica forma de trabajar de los diputados manipuladores y corruptos de los últimos años, porque dejaron lista la trampa para ponerle la cadena al mandatario que no estuvo presente, porque los suyos se retiraron de la mesa de negociación por falta de experiencia o alertados por el olor a podrido.

Al Presidente lo eligió la mayoría de ciudadanos, conscientes o no, mientras que los diputados llegaron porque no había de otra, la gente marcó las papeletas sin saber a quiénes designaban. La población sí eligió Presidente, nos guste o no, y cada pueblo tiene al mandatario que se merece, pero a los diputados no los escogimos, en realidad fue un chinche, llegaron a la piñata arrastrados por líderes y componendas, por múltiples razones ajenas a la preferencia colectiva. ¿Qué fuerza moral tienen ahora los nuevos para poner trabas al Presidente? Al contrario, es tiempo para que las caras nuevas despierten y desplacen las sombras del pasado.

El Presidente de los guatemaltecos llegó a pedir la reestructura del Presupuesto para que el Ministerio Público y el Organismo Judicial puedan funcionar, porque sin ello difícilmente podría cumplir su promesa electoral. El Congreso debería de aprobar la solicitud sin dudarlo, o se compromete más que nunca ante la población. De no ser así, el Presidente podría lavarse las manos como Poncio Pilatos, y disculparse ante el pueblo de Guatemala por no haber cumplido su propósito porque el Congreso no permitió continuar con la limpieza, mientras si el pleno acepta la solicitud de reestructura, el Presidente tendría que cumplir o sería juzgado por la historia. El Presidente está pidiendo probar, y nosotros no podemos permitir el bloqueo anticipado de parte del Congreso.

Tenemos que librarnos de la influencia de los peores diputados de la historia, quienes se las arreglaron en las finanzas para forzar al presidente Jimmy a plegarse a su dominio. ¿Cómo va el político inexperto a resolver el reto? La Unidad Nacional de la Esperanza y Encuentro por Guatemala ya se manifestaron en contra, las componendas están rodando, fuerzas poderosas estarán esperando asfixiar a quien perciben débil para aprovecharse.

Etiquetas: