Lunes 19 DE Noviembre DE 2018
Opinión

Congreso: tiempo de reformas

Es momento que el Congreso asuma su rol en una agenda nacional de cambios y reformas.

— Miguel Ángel Sandoval
Más noticias que te pueden interesar

En apenas dos o tres días está apareciendo la necesidad de que el Congreso juegue un rol distinto al que ha mantenido durante los últimos años. Diría que casi sin modificaciones, desde la depuración del año 93 o 94. Como se puede observar, es momento de abordar una serie de reformas que están en su mayoría engavetadas por falta de eso que se llama voluntad política.

Una nota de Edgar Gutiérrez puso el dedo sobre la tecla: el 14 de enero en el acto de cambio de gobierno, la agenda país y de reformas la puso el nuevo presidente del Congreso. Pero no solo eso. Ha desatado un remolino con la divulgación de las plazas y salarios del renglón 011, cumpliendo la Ley de Acceso a la Información. Este tema debe resolverse de acuerdo con la legislación básica que existe y agregaría: con un proceso serio de negociación política. No se puede dejar que el tema se enfríe, es parte de las reformas que se deben impulsar, sí o sí.

En esta dirección parece que está a la orden del día la urgente reforma de la Ley de Régimen Interior del Congreso. Es una demanda que salió a luz pública en las jornadas que arrancaron el 25 de abril del año pasado. Que por lo demás, está engavetada desde hace años. Existe un proyecto encaminado, que en su momento elaboró el programa de modernización legislativa.

No parece que el remolino desatado por la existencia de plazas a granel y lo que ya sabemos, se quede en eso. Hace falta dar continuidad al ciclo de reformas que esperan su turno desde hace años. La reforma del régimen interno del Congreso no puede esperar más. Debe ser abordada cuanto antes y como la punta de lanza de otras reformas igualmente inaplazables.

En dos platos, hay que iniciar ya el debate y aprobación de la Ley de Régimen Interior. Previo a cualquier otro tema, así sea la distribución de las Comisiones de Trabajo, pues está claro que las normas internas del Congreso deben cambiar cuanto antes. Luego la Ley Electoral y de Partidos Políticos. A continuación un ajuste de la Ley de Servicio Civil. Con este primer paquete se puede estar en mejores condiciones para abordar otras reformas que hace falta impulsar.

Son reformas democráticas que están planteadas, en su mayoría, desde la firma de los Acuerdos de Paz, pero además, son temas que la población movilizada y ahora despierta, exige desde las calles y plazas del país en los últimos meses. Parecería que es momento que el Congreso recupere su rol en el impulso de una agenda nacional de cambios y reformas. Es el tiempo.

Etiquetas: