Sábado 23 DE Febrero DE 2019
Opinión

El 2015 en la historia nacional

¿Cuál es la responsabilidad de la prensa nacional frente a los niveles de corrupción nacional en los que como nación se ha caído?

— Irmalicia Velásquez Nimatuj
Más noticias que te pueden interesar

El 2015 pasará a la historia como un momento que cambió levemente el giro del país. Y el hecho que se resaltará será la renuncia del presidente Otto Pérez Molina y la ex vicepresidenta Roxana Baldetti por la presión popular ante las pruebas presentadas por la CICIG. Esto es un hecho real. Sin embargo, el reto para entender el Estado y el movimiento social es realizar trabajos más allá de esas renuncias que permitan explicar Guatemala desde 1985.

En esta línea no puede obviarse un análisis que explique por qué Guatemala ha logrado avances en cuanto a los derechos de las mujeres, que van desde la aprobación de leyes que garantizan sus vidas hasta movimientos de mujeres que demandan desde derechos sexuales hasta derechos políticos, pero que han sido incapaces de colocar a mujeres probas, capaces técnica y políticamente en puestos de elección popular.

Por el contrario, desde la primera mujer vicepresidenta hasta la mayoría de diputadas en el Congreso han usado la equidad de género para escalar y para cambiar su status social, pero no el de la mayoría de las mujeres del país.

También se requiere un análisis de la prensa nacional, esa que apoya a los gobiernos conservadores al inicio de sus gestiones. El caso de Pérez y Baldetti no fue la excepción, desde editoriales, columnas hasta formatos televisivos y radiales no hicieron sino encubrir sus extremos. La prensa en Guatemala es el sector que mejor representa al país en términos ideológicos y de ella se dice y se analiza poco por el poder que posee, aunque cada vez son más evidentes sus niveles internos de corrupción. Ante esto ¿cuál es la responsabilidad de la prensa nacional frente a los niveles de corrupción nacional en los que como nación se ha caído?

Y lo último, la burocracia estatal, esa que es clave para operar, pero que también ha sido parte de la corrupción y del resquebrajamiento de Guatemala. ¿Qué, aún, no conocemos de la corrupción que se anida y se reproduce en las instituciones públicas? y ¿qué decir de los sindicatos?

Múltiples son las aristas a analizar para entender por qué llegamos hasta aquí.

Etiquetas: